Archivo de la categoría: Grecorromana

Cuando los sueños se hacen realidad: 10 reflexiones acerca de los sueños por autoridades clásicas

Los sueños, al igual que la vida, nos resulta, con frecuencia, llenos de obstáculos que debemos superar con trabajo arduo y perseverancia. De este modo, podemos llegar a saborear nuestros éxitos que son la base de estos, puesto que, sin ellos, carecemos del motor que gira nuestro rumbo.

Seguidamente, los dejamos 10 reflexiones acerca de los sueños que fueron la guía de las autoridades grecorromanas y que aún siguen vigentes en nuestro tiempo.

1. No nos atrevemos porque las cosas sean difíciles, son difíciles porque no nos atrevemos – Séneca.

2. La esperanza es un sueño despierto -Aristóteles.

3. Considero más valiente al que conquista sus deseos que al que conquista a sus enemigos, ya que la victoria más dura es la victoria sobre uno mismo – Aristóteles.

4. Los hombres despiertos no tienen más que un mundo, pero los hombres dormidos tienen cada uno su mundo. También los dormidos son obreros que coadyuvan a lo que en el mundo se está haciendo -Heráclito.

5. Pesado sueño tiene el que no siente cuán mal duerme – Séneca.

6. Nunca seremos recolectores de esbeltas espigas o de flores si en los surcos nuestros diarios empeños carecen de la fuerza que les dan los sueños – Hesíodo.

7. No arruines lo que tienes deseando lo que no tienes; recuerda que lo que ahora tienes estuvo una vez entre lo que anhelabas -Epicuro.

8. Si no quieres ver tus deseos frustrados no desees jamás sino aquello que sólo de ti depende – Epicteto.

9. Los deseos del joven muestran las futuras virtudes del hombre – Cicerón.

10. El sueño alimenta cuando no se tiene qué comer – Menandro.

Pintura: Ladies’ Suit – Remedios Varo

Anuncios

Biografías poéticas: Estratón de Sardes, un homenaje a la pederastia

En la actualidad, la práctica de la pederastia es considerada como un delito sexual grave en la mayor parte del mundo, con duras consecuencias psicológicas para los menores abusados y sanciones equivalentes para los adultos culpables. No obstante, la relación pederasta no fue siempre concebida como una práctica criminal, sino como parte fundamental de la formación de los jóvenes varones. En este caso, hablamos de la pederastia como una de las instituciones más arraigadas en la Antigua Grecia, donde era considerada un pilar en la formación de los hombres aristócratas, pues iba más allá del mero contacto sexual.

Zeus y Ganímedes, Anton Raphael Mengs
Pintura: Zeus y Ganímedes, Anton Raphael Mengs. 

Así, la relación pederasta sólo podía darse entre hombres de la misma condición social y con fines principalmente pedagógicos y civiles, ya que su principal fin era introducir al erómenos (ἐρώμενος), quien era un varón de entre 12 y 18 años, a las virtudes y deberes del ciudadano.  El encargado de esto era el erastés (ἐραστής), quien debía ser un varón mayor de 25 años y ciudadano prominente, adinerado y comprometido con la vida social de la polis griega. Si bien la relación entre ambos tenía acercamientos carnales, esta se basaba el respeto mutuo y no implicaba la homosexualidad de alguna de las partes. De esta forma, la pederastia en la Antigua Grecia constituía un ideal antes que un goce meramente sexual; posteriormente, con el declive de la polis y el comienzo del periodo helenístico, la pederastia se transformo en una práctica que apuntaba más a la belleza del joven y al placer derivado de la misma.

Parejas pederastas - Colonia griega de Paestum

Pintura:  Parejas pederastas en un fresco de una tumba ubicada en la colonia griega de Paestum, Italia.

En este sentido, la pederastia como goce sexual quedó plenamente representada en la poesía grecorromana, especialmente en los poemas que componen el libro XII de la Antología Palatina, dedicado exclusivamente al amor pederasta, y en donde el nombre de Estratón de Sardes sale a relucir, pues 94 epigramas pertenecen a este epigramista que, según los pocos datos que tenemos,  vivió en siglo II d.C. Su poesía destaca por su carácter satírico y pornográfico. Su obra se encuentra reunida en el famoso libro titulado “La musa de los muchachos”.

A continuación les dejamos algunos epigramas de su autoría.

I

Las pirulas de los muchachos, Diodoro, de tres formas
cuelgan; aprende sus nombres.
La que todavía está sin descapullar, llámala “Lalu”;
“Coco”, la que comienza a empalmarse;
La que puede menearse con la mano, dile “Lagarto”,
la más perfecta. Ya sabes como debes llamarlas.

II

Me complace el muchacho de doce años; pero
más deseable que este es con mucho el de trece.
El que tiene catorce es la flor más dulce de los amores.
pero más encantador es el que acaba de cumplir los quince.
El año decimosexto es propio de dioses. Al de diecisiete
no me toca a mi buscarlo, sino a Zeus.
Si alguno desea un muchacho de más edad, ya no juguetea,
sino que busca responder “dándose la vuelta”.

III

Aunque te haya crecido vello en la cara
y finos rizos rubios en las sienes,
ni aún así abandono a mi amado. Pues su belleza,
a pesar de la barba, a pesar del cabello, me pertenece.

IV

Una muchacha no tiene esfínter, ni besos
cándidos, ni buen olor natural en la piel,
ni ese dulce lenguaje picante, ni inocente
mirada…y si va de lista es bastante peor.
Frígidas por detrás todas son. Pero lo más importante
no es eso, sino dónde poner la mano errante.

V

Me gustan los blanquitos, lo mismo que me encantan los de piel color miel,
y los rubios, pero por otro lado amo a los morenos.
No desdeño los ojos castaños; pero especialmente
me encantan los de brillantes ojos negros.

Pintura de portada: Cílica ática, siglo V a.C

 

La educación nos hará libres: 20 pensamientos acerca del aprendizaje de escritores clásicos

El fundamento más importante en nuestra sociedad es la educación, pues estamos obligados desde pequeños a recibir instrucción primero de nuestros padres y luego de la escuela. Pues bien, gracias a ella formamos nuestra propia personalidad y futuro, circunstancia que nos exige constancia y dedicación con el objetivo de alcanzar los planes de vida.

Con todo, la presencia de esta formación en nuestros tiempos resulta imprescindibles por considerarse necesaria en los tiempos que estamos. Por consiguiente, y sin más preámbulos, los dejamos con 20 reflexiones de autores clásicos sobre este tema.

  1. El hombre nada puede aprender sino en virtud de lo que sabe – Aristóteles.
  2. Amargas son las raíces del estudio, pero los frutos son dulces – Catón.
  3. Como un campo, aunque sea fértil, no puede dar frutos si no se cultiva, así le sucede a nuestro espíritu sin el estudio – Cicerón.
  4. El hombre instruido lleva en sí mismo sus riquezas – Fedro.
  5. Las raíces de la educación son amargas, pero la fruta es dulce – Aristóteles.
  6. Instruirse; instruirse siempre. Este es el verdadero alimento del alma – Cicerón.
  7. Es la marca de una mente educada ser capaz de entretener un pensamiento sin aceptarlo – Aristóteles.
  8. Si quieres aprender, enseñar – Cicerón.
  9. Educad a los niños y no será necesario castigar a los hombres – Pitágoras.
  10. Ese débil método de educación al que solemos llamar indulgencia, destruye toda la fuerza del alma y del cuerpo – Quintiliano.
  11. Es mejor aprender cosas inútiles que no aprender nada – Séneca.
  12. Noble cosa es, aun para un anciano, el aprender – Sófocles.
  13. Lo que de raíz se aprende nunca del todo se olvida – Séneca.
  14. Procura instruirte mientras vivas; no creas que la vejez trae consigo la razón – Solón.
  15. Nuestro defecto es aprender más por la escuela que por la vida – Séneca.
  16. La fundación de cada estado es la educación de su juventud –Diógenes.
  17. El educado difiere del no educado tanto como el que vive difiere del muerto – Aristóteles.
  18. Sólo los educados son libres – Epicteto.
  19. El cultivo de la mente es tan necesario como la comida para el cuerpo – Cicerón.
  20. La educación es un ornamento en la prosperidad y un refugio en la adversidad – Aristóteles.

Pintura de portada: Escuela de Pueblo, Albert Anker

Cómo superar la adversidad a través de 20 citas de autores clásicos

En el camino de la vida debemos superar obstáculos que comprueban nuestra adversidad ante los problemas que se nos presentan; no obstante, gracias a ellos conseguimos más fuerza para construir nuestra propia personalidad y enfrentarnos a un mundo “normalizado”.

Ahora bien, necesitamos la sabiduría de nuestros clásicos, que perduran en esta sociedad a través de los tiempos y las modas, aunque los políticos se nieguen a ver la evidencia, para afrontar la fortaleza y el carácter de nuestro ser, y así seguir adelante con nuestro recorrido.

  1. Es más fácil dar consejos que sufrir con fortaleza la adversidad – Eurípides.
  2. Amigo es el que en la prosperidad acude al ser llamado y en la adversidad sin serlo – Demetrio de Falerio.
  3. En cuanto a la adversidad, difícilmente la soportarías si no tuvieras un amigo que sufriese por ti más que tú mismo – Cicerón.
  4. No hay nadie menos afortunado que el hombre a quien la adversidad olvida, pues no tiene oportunidad de ponerse a prueba – Séneca.
  5. En la adversidad conviene muchas veces tomar un camino atrevido – Séneca.
  6. La sabiduría es un adorno en la prosperidad y un refugio en la adversidad – Aristóteles.
  7. En las adversidades sale a la luz la virtud – Aristófanes.
  8. La adversidad es ocasión de virtud – Séneca.
  9. Probamos el oro en el fuego, distinguimos a nuestros amigos en la adversidad – Isócrates.
  10. El dolor, si es grave, es breve; si largo, es leve – Cicerón.
  11. Es una ley: sufrir para comprender – Esquilo.
  12. La desgracia termina por amainar. Los vientos no siempre soplan del mismo cuadrante ni con igual fuerza – Eurípides.
  13. Fácil es en la adversidad despreciar la muerte; más valor demuestra el que sabe ser
    desgraciado – Marcial.
  14. Aunque nunca obres mal, no por eso escaparás al dolor alguna vez- Menandro.
  15. Soporta y resiste: ese esfuerzo te será muy útil un día – Ovidio.
  16. Si llegas a ser desgraciado, ocúltalo para que tus enemigos no se alegren – Periandro.
  17. Los pequeños dolores son locuaces; los grandes callan estupefactos. No hay cosa más dificultosa de hallar que palabras proporcionadas a un gran dolor – Séneca.
  18. La vida en sí es corta, pero la desgracia la hace larga- Publio Siro.
  19. No te inclines ante la adversidad; más bien opónte audazmente a ella, tanto cuanto tu suerte te lo permita – Virgilio.
  20. Cuando se está en medio de las adversidades, ya es tarde para ser cauto – Séneca.

Pintura de portada: El naufragio, William Turner

 

  

Safo de Lesbos, la verdadera reveladora del amor en Occidente

Autora: Mónica Encinas Fons

Si pensamos en un poeta de la Antigua Grecia, nos viene a la mente la poetisa que celebró el amor en todas sus manifestaciones, Safo de Lesbos. Esta autora, cuyo nacimiento fue en Mitilene, Lesbos, 650/610 a.C y muerte en Léucade, 580 a. C., fue una de las primeras representantes de la nueva poesía lírica occidental que se estaba dando en Lesbos, poesía destinada al canto, con un carácter privado, subjetivo e intimista.

Asimismo, los poetas lesbios se dedicaron a escribir poesía al servicio de sus propios intereses, para expresar sus sentimientos al reducido círculo de amigos en fiestas o banquetes. Es aquí, en Lesbos, donde se fija esta poesía, quien tiene como representante a Safo, cultivadora de una poesía del amor llena de emociones que se ha ganado el mérito de ser, según Schadewaldt, “la verdadera reveladora del amor en Occidente”.

No sabemos casi nada de la vida de nuestra poetisa, pues lo único que conocemos de ella es a través de sus fragmentos, los datos que ofrecen las fuentes indirectas, alusiones y biografías de los antiguos. Además de saber su fecha de nacimiento, también tenemos la certeza de su matrimonio con Cércilas de Andros, padre de su única hija (Cleis), así como a sus tres hermanos (Larico, Eurygio y Caraxo).

Édouard-Henri_Avril_(24)

Su poesía era de encargo, epitalamios para bodas que se cantaban por los coros de muchachos y muchachas que formaban el cortejo nupcial -fragmentos 104 (a) – 111-, cuyo centro de su producción poética y de su vida está en el círculo de sus amigas, del cual dependía también económicamente, y de las cuales se enamoraba, amor inasible y sagrado por la religión.

Posteriormente, la obra de Safo fue editada por los poetas alejandrinos tomando como modelo la métrica de sus composiciones, considerando que su obra comprendía unos 12,000 versos; de los cuales conservamos 200 fragmentos gracias a los papiros o citas de autores antiguos, pero la mayor parte de ellos son ilegibles.

De todas maneras, les ofrecemos dos fragmentos de Safo que ensalzan la belleza del amor como su fuente de vida y riqueza.

Fragmento 16

texto griego

ο]ἱ μὲν ἱππήων στρότον οἱ δὲ πέσδων
οἱ δὲ νάων φαῖσ’ ἐπ[ὶ] γᾶν μέλαι[ν]αν
ἔ]μμεναι κάλλιστον, ἐγὼ δὲ κῆν’ ὅττω
τις ἔραται.

πάγχυ δ’ εὔμαρες σύνετον πόησαι
πάντι τοῦτ’· ἀ γὰρ πολὺ περσκέθοισα
κάλλος ἀνθρώπων Ἐλένα τὸν ἄνδρα
τὸν πανάριστον

καλλίποισ’ ἔβας ‘ς Τροίαν πλέοισα
κωὐδὲ παῖδος οὐδὲ φίλων τοκήων
πάμπαν ἐμνάσθη, ἀλλὰ παράγαγ’ αὔταν
οὐκ ἀέκοισαν

Κύπρις· εὔκαμπτον γὰρ ἔφυ βρότων κῆρ
] κούφως τ . . . οη . . . ν
κἄμε νῦν Ἀνακτορίας ὀνέμναι-
σ’ οὐ παρεοίσας

τᾶς κε βολλοίμαν ἔρατόν τε βᾶμα
κἀμάρυχμα λάμπρον ἴδην προσώπω
ἢ τὰ Λύδων ἄρματα κἀν ὄπλοισι
πεσδομάχεντας.

texto en español

Dicen que una tropa de carros unos,
otros que de infantes, de naves otros,
es lo más hermoso en la negra tierra;
yo que todo aquello de lo que uno mismo
se ha enamorado.

Y es sencillo hacer que cualquiera entienda
esto, pues Helena, que aventajaba
en belleza a todos, a su marido,
alto en honores,
lo dejó y se fue por el mar a Troya,
y ni de su hija o sus propios padres
quiso ya acordarse, pues fue llevada

y esto me recuerda que mi Anactoria
no está presente,
de ella ver quisiera el andar amable
y la clara luz de su rostro antes
que a los carros lidios o a mil guerreros
llenos de armas.

 

Fragmento 31

texto en griego

Φαίνεταί μοι κῆνος ἴσος θέοισιν
ἔμμεν᾽ ὤνηρ, ὄττις ἐνάντιός τοι
ἰσδάνει καὶ πλάσιον ἆδυ φωνεί-
σας ὐπακούει

καὶ γελαίσας ἰμέροεν. τό μ᾽ ἦ μάν
καρδίαν ἐν στήθεσιν ἐπτόαισεν.
ὢς γὰρ ἔς σ᾽ ἴδω βρόχε᾽, ὤς με φώνη-
σ᾽ οὖδεν ἔτ᾽ εἴκει,

ἀλλὰ κὰμ μὲν γλῶσσα ἔαγε, λέπτον
δ᾽ αὔτικα χρῶι πῦρ ὐπαδεδρόμακεν,
ὀππάτεσσι δ᾽ οὖδεν ὄρημμ᾽, ἐπιρρόμ-
βεισι δ᾽ ἄκουαι,

ἀ δέ μ᾽ ἴδρως κακχέεται, τρόμος δέ
παῖσαν ἄγρει, χλωροτέρα δὲ ποίας
ἔμμι, τεθνάκην δ᾽ ὀλίγω ᾽πιδεύης
φαίνομ᾽ ἔμ᾽ αὔται·

ἀλλὰ πᾶν τόλματον, ἐπεὶ +καὶ πένητα

texto en español

Me parece igual a los dioses ese
hombre que ahora está frente a ti sentado,
y tu dulce voz a tu lado escucha
mientras le hablas

y tu amable risa; lo cual, te juro,
en mi pecho el alma saltar ha hecho:
pues te miro apenas y mis palabras
ya no me salen,

se me queda rota la lengua y, suave,
por la piel un fuego me corre al punto,
por mis ojos ya nada veo, y oigo
sólo un zumbido,

me destila un frío sudor, y entera
un temblor me apresa, y cual la paja
amarilla estoy, y mi muerte siento
poco alejada.

Pero todo habrá que sufrirlo, incluso…

 

Traducción: Manuel Rodríguez Tobal
Pintura de portada: Sappho, Charles Mengin 
Pintura interior: 
Safo y su novia, Édouard-Henri Avril

 

 

 

 

50 motivaciones para alcanzar el éxito

Autora: Mónica Encinas Fons

Todos queremos triunfar en nuestra vida, pero pocos logran diferenciarse de los demás y perseguir sus sueños, sean cualesquiera que sean. Por eso, y por muchas otras razones, debemos ser fieles a nuestras ideologías y nuestros objetivos, aunque nadie crea en ellos. Con disciplina y trabajo, conseguiremos nuestra meta soñada, y podremos disfrutar rodeados de nuestra familia de ese objetivo que tanto nos costó llegar y que, en tiempos arduos, casi abandonamos, sin darnos cuenta que era el motor que nos permitía sentirnos orgullosos de nuestros pasos.

Mientras tanto, los dejamos 50 citas de autores para iluminar el camino que han elegido.

1. Pocos hombres tienen la fuerza de carácter suficiente para alegrase del éxito de un amigo sin sentir cierta envidia – Esquilo.

2. A los ojos de los hombres, el éxito es un dios – Esquilo.

3. El buen éxito disculpa la temeridad – Séneca.

4. El requisito del éxito es la prontitud en las decisiones – Francis Bacon.

5. He tenido éxito en la vida. Ahora intento hacer de mi vida un éxito – Brigitte Bardot.

6. Los éxitos engendran los éxitos, como el dinero hace dinero – Chamfort.

7. El secreto del éxito en la vida del hombre consiste en estar dispuesto para aprovechar la ocasión que se le depare – Benjamin Disraeli.

8. La confianza en sí mismo es el primer secreto del éxito – Ralph W. Emerson.

9. El éxito tiene muchos padres, pero el fracaso es huérfano – John F. Kennedy.

10. El éxito es hijo seguro de la perseverancia y firmeza en el trabajo – Orison S. Marden.

11. El secreto del éxito en la vida del hombre consiste en estar dispuesto para aprovechar la ocasión que se le depare – Benjamin Disraeli.

12. Acechar la ocasión, asirla con audaz habilidad y aprovecharla con enérgica perseverancia, tales son las virtuales condiciones del éxitos – William L. Phelps.

13. El éxito debe medirse, no por la posición a que una persona ha llegado, sino por su esfuerzo por triunfar – Booker T. Washington.

14. Tienes que esperar grandes cosas de ti mismo antes de hacerlas -Michael Jordan.

15. Muchos de los fracasos en la vida son personas que no se dieron cuenta lo cerca que estaban del éxito cuando abandonaron -Thomas A. Edison.

16. Todos tus sueños se pueden convertir en realidad si tienes el coraje de perseguirlos -Walt Disney.

17. Veinte años más tarde estarás más decepcionado por las cosas que no hiciste que por las que hiciste -Mark Twain.

18. Cuando te encuentres a ti mismo al lado de la mayoría, es tiempo de parar y reflexionar – Mark Twain.

19. Sin continuo crecimiento y perseverancia, palabras como mejora, logro y éxito no tienen significado – Benjamin Franklin.

20. No he fracasado, he encotrado 10000 formas que no funcionan -Thomas A. Edison.

21. He encontrado que cuanto más trabajo, más suerte parece que tengo -Thomas Jefferson.

22. Si no estas dispuesto a arriesgar lo habitual, tendrás que conformarte con lo ordinario -Jim Rohn.

23. Hay dos tipos de personas que te dirán que no puedes marcar una diferencia en este mundo: los que tienen miedo a intentarlo y los que tienen miedo de que tengas éxito -Ray Goforth.

24. El éxito es saber tu propósito en la vida, crecer para alcanzar tu máximo potencial y plantar semillas que beneficien a otros -John C. Maxwell.

25. Brindemos por los locos, los inadaptados, los alborotadores, los buscadores de problemas, los que ven las cosas de forma distinta. No siguen las reglas y no tienen respeto por el status quo. Puedes criticarlos, estar en desacuerdo con ellos, glorificarlos o alabarlos. Pero lo único que no puedes hacer es ignorarlos, porque cambian las cosas. Empujan la raza humana hacia delante y mientras algunos los ven como locos, otros los ven como genios. Porque la gente que está lo suficientemente loca para pensar que pueden cambiar el mundo, son los que lo hacen – Steve Jobs.

26. Un hombre exitoso es el que es capaz de asentar una base con los ladrillos que otros le han tirado -David Brinkley.

27. La cuestión no es quién me va a dejar, es quién me va a parar -Ayn Rand.

28. El secreto de una vida exitosa es encontrar cual es tu destino y entonces hacerlo – Henry Ford.

29. El éxito es la suma de pequeños esfuerzos, repetidos día si y día también – Robert Collier.

30. El éxito es gustarte a ti mismo, gustarte lo que haces y gustarte cómo lo haces -Maya Angelou.

31. La razón número uno por la que la gente fracasa es porque escuchan a sus amigos, familia y vecinos – Napoleon Hill.

32. No hay fórmulas secretas para el éxito. Es el resultado de tu preparación, trabajo duro y aprender de los errores – Colin Powell.

33. El éxito no es el camino a la felicidad, la felicidad es el camino al éxito; si amas lo que haces tendrás éxito. –Albert Schweitzer.

34. El éxito no se trata de grandeza. Es sobre consistencia. Ser consistente en trabajar duro conlleva al éxito. La grandeza vendrá sola – Dwayne Johnson.

35. El éxito es donde la preparación y la oportunidad se encuentran – Bobby Unser.

36. El éxito consiste en ir de fracaso a fracaso sin perder el entusiasmo. –Winston Churchill.

37. Es importante celebrar el éxito, pero es más importante aprender bien de los fracasos – Bill Gates.

38. Muchas personas sueñan con el éxito, mientras que otras se levantan y hacen que pase – Wayne Huizenga.

39. Concentración y el trabajo duro son la verdadera clave del éxito. Mantén los ojos en la meta, y sigue tomando el siguiente paso hacia completarla. Si no estás seguro de qué manera hacer algo, hazlo de ambas maneras y observa qué funciona mejor – John Carmacka.

40. El éxito no es un destino, sino el camino que nos toca andar. Ser exitoso significa que estás trabajando duro y labrando tu propio camino – Marlon Wayans.

41. El éxito no es más que unas cuantas disciplinas, practicadas cada día – Jim Rohn.

42. A pesar de lo difícil que se ve la vida, siempre hay algo que puedes hacer para lograr el éxito – Stephen Hawking.

43. No te dejes sentir avergonzado por tus fracasos; aprende de ellos y vuelve a comenzar – Richard Branson.

44. No puedo decirte la fórmula para el éxito, pero sí puedo decirte la del fracaso: trata de complacer a todos –Herbert B. Swope.

45. Lo único que se interpone entre ti y tu sueño, es la voluntad de intentarlo y la creencia de que en realidad es posible – Joel Brown

46. La única manera de hacer un gran trabajo, es amar lo que haces. Si no lo has encontrado, sigue buscando. No te conformes – Steve Jobs

47. El fracaso es un requisito para el éxito. Si quieres triunfar rápido, duplica el número de tus fracasos – Brian Tracy

48. No juzgues cada día por la cosecha que has obtenido, sino por las semillas que has plantado – Robert Louis Stevenson

49. Si la oportunidad no llama, construye una puerta – Milton Berle

50. Nunca es demasiado tarde para ser lo que podría haber sido – George Eliot

Escultura: Perseo con la cabeza de Medusa, Cellini

La historia de Candaules en la pintura

Muchas veces presumir en exceso de nuestros bienes o de alguna situación favorable puedes salirnos muy caro. Hasta cierto punto, es algo normal en nuestros días mostrarles a los otros nuestra buena fortuna, posesiones, viajes, educación y mucho más. Nos gusta el reconocimiento y ser apreciados por ello. Sin embargo, hay quienes hacen alarde y se exhiben de una manera desproporcionada, con lo cual no hacen más que construir su propia tumba. Este es el caso del Rey Candaules, último rey de Lidia, cuya historia nos la cuenta Heródoto en sus Historias. 

Enamorado profundamente de su esposa, Candaules gustaba de presumir los atributos de su mujer y, sobre todo, de convencer a los demás de ello. Su vanagloria llegó a tanto, que en una ocasión invitó a uno de sus amigos y colaboradores más cercanos, el jefe militar Giges, a contemplar a su esposa desnuda y comprobar de cerca todas sus virtudes. A pesar de la resistencia de Giges, el Rey terminó por convencerlo de entrar en la alcoba y observar el cuerpo perfecto de la reina. Y así fue, hasta que al día siguiente, Giges fue llamado por la reina, quién le contó que se había percatado de su presencia en la alcoba el día anterior, mientras ella estaba desnuda. Ante esto, Giges tuvo dos opciones propuestas por la reina: morir a causa de su falta o asesinar a Candaules en el mismo lugar que se había ocultado.

Desde luego, Giges eligió la última opción.

En recuerdo de este par de voyeuristas, te dejamos la siguiente galería con el motivo de Giges y Candaules. Si te gustó, no olvides compartir la entrada.

Pintura de portada: King Candaules, Jean-Léon Gérôme.

 

Cuando la rabia nos ciega: De la Cólera de Séneca

El texto que están por leer es más bien anecdótico e inspirado en la ficción, antes que formar parte de algún estudio filológico. Y queda así dicho porque tengo un serio problema con la rabia y las consecuencias posteriores al desplante de mi enojo. De temperamento voluble desde que tengo vida, mi carácter es una mierda, literalmente. Entiendo perfectamente que a la gente le moleste muchas veces mi manera de ser tan caótica en algunos aspectos. Tampoco es que me sienta orgulloso de ello: los defectos en muchas ocasiones deben ser reconocidos para trabajar sobre ellos. En este sentido, adolezco de rabia y mantenerla bajo control es algo complicado. Tal como señala Séneca en su tratado sobre la ira, a primeras de percibir la primera chispa, es mejor mantenerme bajo control, máxima que ocupo generalmente cuando siento que puedo perder los estribos:

Lo mejor es desdeñar inmediatamente el primer aguijonazo de la cólera y luchar contra sus mismos gérmenes y poner el empeño en no caer nosotros en la ira. Pues si ha empezado a extraviarnos, difícil es el regreso al equilibrio, dado que nada de razón queda donde ya la pasión se ha infundido y algún derecho le ha sido otorgado por nuestra voluntad; hará del resto cuanto se le antoje, no cuanto le consienta.

Sin embargo, hay ocasiones en las que me dejo cegar y entonces el problema es realmente serio, al menos para mí. ¿Cómo mantener bajo control al caballo desbocado, someter esa energía que da tanto calor? Y no es que sea un tipo violento, pero no puedo negar que la cólera me transforma. Comienzo a ser otro, es una auténtica posesión. Es quizá la mejor hermana de la soberbia. Tal vez tenga en cuenta a Séneca cuando dice:

Ni tampoco debe pensarse que la ira confiere algo a la grandeza de espíritu; no es, en efecto, ella grandeza, sino hinchazón; ni en los cuerpos henchidos en el exceso de humor nocivo su enfermedad es su gordura sino una sobra dañina. A todos los que un extravagante sentimiento los alza por encima de los derechos humanos se creen aspirar a algo excelso y sublime: mas nada firme hay bajo sus pies, sino que son proclives al desplome las cosas que sin cimientos crecieron.

No obstante, cuando el enojo es contra alguien, la cosa puede ponerse seria, más si esa persona es igual de rabiosa que yo. Pienso entonces que cualquier falta de los otros o alguna acción que creo injusta tal vez no sea para tanto. A fin de cuentas, tanto me equivoco yo como ellos. ¿A qué puede llevarme un arranque de ira contra los demás? La pregunta es mejor no averiguarla. Prefiero pensar en aquello que dijo el filósofo estoico de la corte de Nerón:

Si deseamos ser jueces equitativos en todos los asuntos, de esto lo primero persuadámonos, que nadie de nosotros está sin culpa; de aquí, efectivamente, la mayor indignación: “Nada he hecho mal” y “Nada he cometido” ¡Ciertamente, nada confiesas! Nos indignamos cuando castigados con alguna reconvención o reprimenda, siendo así que en ese mismo instante erramos, por cuanto agregamos a nuestros entuertos la arrogancia y la contumacia.

Así pues, de vez en cuando me doy una vuelta por la sabiduría de este magnífico autor romano, para averiguar un poco más sobre la manera de domar esa bestezuela que tanto daño hace cuando se sale de la jaula a destrozar. ¿No es acaso la cólera una de las peores consejeras?

Pintura: Vesuvius erupting at night, William Marlow

20 recomendaciones de autores clásicos para llegar a prudente

Autora: Mónica Encinas Fons

En estos tiempos que corren necesitamos la ayuda de la prudencia para poder socializarnos sin ningún problema, a pesar de que nuestros dirigentes no sean un buen ejemplo de ello. Aún así la sociedad, en constante evolución, puede ayudarse de los clásicos sin que sepa exactamente su pervivencia en cada uno de nosotros. Por lo que sabemos, la prudencia que ejerció cada uno de las autoridades clásicas es vital en el comportamiento de la multitud.

De todas maneras, les aportamos 20 consejos que nos ofrecieron estos autores con el fin de convivir en harmonía y plenitud con la sociedad.

1. La imprudencia suele preceder a la calamidad – Apiano.

2. El rasgo distintivo del hombre prudente es el ser capaz de deliberar y de juzgar de una manera conveniente sobre las cosas – Aristóteles.

3. Confiamos porque somos precavidos – Epicteto.

4. La prudencia es el más excelso de todos los bienes – Epicuro.

5. Si la prudencia te acompaña, ningún poder celestial te desamparará – Juvenal.

6. Por el camino de en medio irás siempre muy seguro – Ovidio.

7. En la prosperidad modérate; en la adversidad resígnate y sé siempre prudente – Periandro.

8. No aticéis el fuego con una espada – Pitágoras.

9. La temeridad es peligrosa en un jefe: el verdadero coraje es la prudencia – Eurípides.

10.Cuando una casa está a punto de venirse abajo, todos los ratones la abandonan – Plinio el Joven.

11. El que es prudente es moderado; el que es moderado es constante; el que es constante es imperturbable; el que es imperturbable vive sin tristeza; el que vive sin tristeza es feliz; luego el prudente es feliz – Séneca.

12.La prudencia suele faltar cuando más se la necesita – Publio Siro.

13.Si sois prudentes observaréis atentamente a los hombres para que no os oculten lo que piensan – Solón.

14.No obres nunca apasionado. ¿Por qué quieres entrar en el mar durante la tempestad? – Teógenes.

15.No lo hagas si no conviene. No lo digas si no es verdad – Marco Aurelio.

16.Sé prudente. Lo mejor en todo es escoger la ocasión – Hesíodo.

17.No es la blancura de los cabellos la que comunica prudencia – Menandro.

18.No des la felicidad de muchos años por el riesgo de una hora – Tito Livio.

19.La fuerza que no va guíada por la prudencia, cae por su propio peso – Horacio.

20.Mezcla a tu prudencia un grano de locura – Horacio.

Pintura: Alegoría de la virtud de la Prudencia – Simón Vouet

Sabiduría del matricida: algunas reflexiones del Orestes de Eurípides

Autora: Mónica Encinas Fons

No cabe duda que la voz de la grandes trágicos aún se encuentra vigente en nuestros días. La sabiduría que uno puede encontrar al recorrer las páginas de sus obras los mantiene entre nosotros, como esos grandes maestros sobre los cuales no hace mella el tiempo. En este caso, te presentamos algunas frases de una de la grandes tragedias de Eurípides: Orestes, el más grande matricida de la literatura universal. Si después de leerlas sientes que te persiguen las Euménides, nosotros no nos hacemos responsables.

1. ὅταν ἀνῇ νόσος μανίας, ἄναρθρός εἰμι κἀσθενῶ μέλη – La cama es grata al enfermo y, aunque es cosa lamentable, resulta sin embargo necesaria (versos 229-230).

2. Κἂν μὴ νοσῇς γάρ, ἀλλὰ δοξάζῃς νοσεῖν, κάματος βροτοῖσιν ἀπορία τε γίγνεται – Pues aunque no estés enfermo, sólo con creer estarlo encuentran los hombres un motivo de fatigas y desesperación (versos 315-316).

3. Ὁ μέγας ὄλβος οὐ μόνιμος ἐν βροτοῖς·κατολοφύρομαι. Ἀνὰ δὲ λαῖφος ὥς τις ἀκάτου θοᾶς τινάξας δαίμων κατέκλυσεν δεινῶν πόνων ὡς πόντου λάβροις ὀλεθρίοισιν ἐν κύμασιν – La gran prosperidad no es estable entre los mortales. La divinidad, al zarandearla, la rasga de arriba abajo como la vela de una nave rápida y la sumerge bajo penas terribles como bajo las rugientes olas mortíferas de alta mar (versos 340-345).

4. Σοφόν τοι τὸ σαφές, οὐ τὸ μὴ σαφές – Sabio es de verdad lo claro, no lo turbio (verso 397).

5. Δουλεύομεν θεοῖς, ὅ τι ποτ’ εἰσὶν οἱ θεοί – Somos esclavos de los dioses, sean lo que sean los dioses (verso 418).

6. Ὄνομα γάρ, ἔργον δ’ οὐκ ἔχουσιν οἱ φίλοιοἱ μὴ ‘πὶ ταῖσι συμφοραῖς ὄντες φίλοι – De nombre pues, y no de hecho, son los amigos que no son amigos en las desdichas (verso 454-455).

7. ὅπου σὲ μέλλω σήν τε λυπήσειν φρένα.Ἐγᾦδ’, ἀνόσιός εἰμι μητέρα κτανών – Quien ha sido dichoso por sus hijos y no ha adquirido con ellos desgracias notorias es digno de envidia (versos 545-546).

8. ἔστι δ’ οὗ σιγὴ λόγουκρείσσων γένοιτ’ ἄν. Ἔστι δ’ οὗ σιγῆς λόγος – Hay veces que el silencio puede resultar mejor que la palabra. Y otras en que es mejor la palabra que el silencio (versos 638-639).

9. τοὺς φίλους ἐν τοῖς κακοῖς χρὴ τοῖς φίλοισιν ὠφελεῖν·ὅταν δ’ ὁ δαίμων εὖ διδῷ, τί δεῖ φίλων – Los amigos deben en las adversidades auxiliar a los amigos. Cuando el destino es favorable, ¿qué necesidad hay de amigos? (versos 666- 667).

10. Σμικροῖσι μὲν γὰρ μεγάλα πῶς ἕλοι τις ἄν; Πόνοισιν; Ἀμαθὲς καὶ τὸ βούλεσθαι τάδε – Pues, con pocos medios, ¿cómo puede uno conseguir las grandes cosas? [Necio es incluso el pretenderlo con esfuerzo].

11. Καὶ ναῦς γὰρ ἐνταθεῖσα πρὸς βίαν ποδὶ ἔβαψεν, ἔστη δ’ αὖθις, ἢν χαλᾷ πόδα – Porque también la nave que tensa las velas con violenta en su cordaje, hace agua, pero se yergue de nuevo en cuanto uno relaja las cuerdas (versos 706-707).

12. πιστὸς ἐν κακοῖς ἀνὴρ κρείσσων γαλήνης ναυτίλοισιν εἰσορᾶν – Un hombre fiel en medio de las desgracias es más grato de ver que la bonanza de los navegantes (versos 727-728).

13. Δεινὸν οἱ πολλοί, κακούργους ὅταν ἔχωσι προστάτας – La masa es terrible, cuando tiene perversos conductores (verso 772).

14. Ὄκνος γὰρ τοῖς φίλοις κακὸν μέγα – La vacilación para con los amigos es un gran mal (verso 794).

15. Ποῦ γὰρ ὢν δείξω φίλος, εἴ σε μὴ ‘ν δειναῖσιν ὄντα συμφοραῖς ἐπαρκέσω – ¿Cómo, pues, demostrar que soy tu amigo, si no te socorro en las tremendas angustias en que estás? (versos 802-803).

16. ὡς ἀνὴρ ὅστις τρόποισι συντακῇ, θυραῖος ὢν μυρίων κρείσσων ὁμαίμων ἀνδρὶ κεκτῆσθαι φίλος – Cuando un hombre se identifica con nuestro carácter, aunque sea un extraño, resulta ser mejor como amigo que diez mil parientes consanguíneos.

17. ἐπὶ τὸν εὐτυχῆ πηδῶσ’ ἀεὶ κήρυκες· ὅδε δ’ αὐτοῖς φίλος, ὃς ἂν δύνηται πόλεος ἔν τ’ ἀρχαῖσιν ᾖ – Los heraldos brincan siempre en pos del afortunado. Para ellos ese es amigo: cualquiera que domine en la ciudad y esté en los altos cargos (versos 895- 897).

18. ὅταν γὰρ ἡδύς τις λόγοις φρονῶν κακῶς πείθῃ τὸ πλῆθος, τῇ πόλει κακὸν μέγα· ὅσοι δὲ σὺν νῷ χρηστὰ βουλεύουσ’ ἀεί, κἂν μὴ παραυτίκ’, αὖθίς εἰσι χρήσιμοι πόλει. Θεᾶσθαι δ’ ὧδε χρὴ τὸν προστάτην ἰδόνθ’· ὅμοιον γὰρ τὸ χρῆμα γίγνεται τῷ τοὺς λόγους λέγοντι καὶ τιμωμένῳ – ¡Cuando alguien, atractivo en sus palabras pero insensato, persuade a la masa, gran desdicha para la ciudad! En cambio aquellos que con sensatez aconsejan una y otra vez lo bueno, aun si no de inmediato son luego útiles a la ciudad. Así debe considerarse y juzgar a quien gobierna. Porque tienen un papel parecido el orador y el que ocupa el poder (versos 907-913).

19. Ἕτερα δ’ ἕτερος ἀμείβεται πήματ’ ἐν χρόνῳ μακρῷ· βροτῶν δ’ ὁ πᾶς ἀστάθμητος αἰών – Los males de uno responden alternativamente a los de otro en un largo espacio de tiempo. La vida toda de los mortales es vacilación (versos 979-981).

20. οὐχ οἷόν τε μὴ στένειν κακά. Πᾶσιν γὰρ οἰκτρὸν ἡ φίλη ψυχὴ βροτοῖς – Es imposible que no lloremos nuestras desgracias. Pues para todos los mortales la cara vida es digna de ser llorada (versos 1033-1034).

21. ὁρᾷς δὲ δὴ φίλων ὡς ἐσπανίσμεθ’, ὥστε κοινωνεῖν τάφου – Pero ya ves cuán desamparados estamos de amigos que nos reunieran en la tumba (versos 1054-1055).

22. οἱ γὰρ θανόντες χαρμάτων τητώμεθα – Porque los muertos estamos privados de alegrías (verso 1084).

23. οὐκ ἔστιν οὐδὲν κρεῖσσον ἢ φίλος σαφής, οὐ πλοῦτος, οὐ τυραννίς· ἀλόγιστον δέ τι τὸ πλῆθος ἀντάλλαγμα γενναίου φίλου – No hay nada mejor que un amigo claro, ni la riqueza ni la tiranía; y es algo absurdo preferir en cambio la masa a un amigo noble (versos 1156-1158).

24. Πανταχοῦ ζῆν ἡδὺ μᾶλλον ἢ θανεῖν τοῖς σώφροσιν – En cualquier parte es más agradable vivir que morir para los sensatos (verso 1509).

25. Πᾶς ἀνήρ, κἂν δοῦλος ᾖ τις, ἥδεται τὸ φῶς ὁρῶν – Todo hombre, aunque sea esclavo, se alegra de ver la luz del sol (verso 1523).

26. Τέλος ἔχει δαίμων βροτοῖς, τέλος ὅπᾳ θέλῃ – Su fin fija la divinidad a los mortales, su fin, como ella quiere (verso 1545).

27. Δεινὸν εὐτυχῶν ἀνὴρ πρὸς κακῶς πράσσοντας – Terrible puede ser un hombre en buena posición contra los que están en la adversidad (versos 1552-1553).

Pintura: Orestes perseguido por las Furias, de William-Adolphe Bouguereau