Archivo de la categoría: Historia Antigua

Cómo superar la adversidad a través de 20 citas de autores clásicos

En el camino de la vida debemos superar obstáculos que comprueban nuestra adversidad ante los problemas que se nos presentan; no obstante, gracias a ellos conseguimos más fuerza para construir nuestra propia personalidad y enfrentarnos a un mundo “normalizado”.

Ahora bien, necesitamos la sabiduría de nuestros clásicos, que perduran en esta sociedad a través de los tiempos y las modas, aunque los políticos se nieguen a ver la evidencia, para afrontar la fortaleza y el carácter de nuestro ser, y así seguir adelante con nuestro recorrido.

  1. Es más fácil dar consejos que sufrir con fortaleza la adversidad – Eurípides.
  2. Amigo es el que en la prosperidad acude al ser llamado y en la adversidad sin serlo – Demetrio de Falerio.
  3. En cuanto a la adversidad, difícilmente la soportarías si no tuvieras un amigo que sufriese por ti más que tú mismo – Cicerón.
  4. No hay nadie menos afortunado que el hombre a quien la adversidad olvida, pues no tiene oportunidad de ponerse a prueba – Séneca.
  5. En la adversidad conviene muchas veces tomar un camino atrevido – Séneca.
  6. La sabiduría es un adorno en la prosperidad y un refugio en la adversidad – Aristóteles.
  7. En las adversidades sale a la luz la virtud – Aristófanes.
  8. La adversidad es ocasión de virtud – Séneca.
  9. Probamos el oro en el fuego, distinguimos a nuestros amigos en la adversidad – Isócrates.
  10. El dolor, si es grave, es breve; si largo, es leve – Cicerón.
  11. Es una ley: sufrir para comprender – Esquilo.
  12. La desgracia termina por amainar. Los vientos no siempre soplan del mismo cuadrante ni con igual fuerza – Eurípides.
  13. Fácil es en la adversidad despreciar la muerte; más valor demuestra el que sabe ser
    desgraciado – Marcial.
  14. Aunque nunca obres mal, no por eso escaparás al dolor alguna vez- Menandro.
  15. Soporta y resiste: ese esfuerzo te será muy útil un día – Ovidio.
  16. Si llegas a ser desgraciado, ocúltalo para que tus enemigos no se alegren – Periandro.
  17. Los pequeños dolores son locuaces; los grandes callan estupefactos. No hay cosa más dificultosa de hallar que palabras proporcionadas a un gran dolor – Séneca.
  18. La vida en sí es corta, pero la desgracia la hace larga- Publio Siro.
  19. No te inclines ante la adversidad; más bien opónte audazmente a ella, tanto cuanto tu suerte te lo permita – Virgilio.
  20. Cuando se está en medio de las adversidades, ya es tarde para ser cauto – Séneca.

Pintura de portada: El naufragio, William Turner

 

  

Anuncios

50 motivaciones para alcanzar el éxito

Autora: Mónica Encinas Fons

Todos queremos triunfar en nuestra vida, pero pocos logran diferenciarse de los demás y perseguir sus sueños, sean cualesquiera que sean. Por eso, y por muchas otras razones, debemos ser fieles a nuestras ideologías y nuestros objetivos, aunque nadie crea en ellos. Con disciplina y trabajo, conseguiremos nuestra meta soñada, y podremos disfrutar rodeados de nuestra familia de ese objetivo que tanto nos costó llegar y que, en tiempos arduos, casi abandonamos, sin darnos cuenta que era el motor que nos permitía sentirnos orgullosos de nuestros pasos.

Mientras tanto, los dejamos 50 citas de autores para iluminar el camino que han elegido.

1. Pocos hombres tienen la fuerza de carácter suficiente para alegrase del éxito de un amigo sin sentir cierta envidia – Esquilo.

2. A los ojos de los hombres, el éxito es un dios – Esquilo.

3. El buen éxito disculpa la temeridad – Séneca.

4. El requisito del éxito es la prontitud en las decisiones – Francis Bacon.

5. He tenido éxito en la vida. Ahora intento hacer de mi vida un éxito – Brigitte Bardot.

6. Los éxitos engendran los éxitos, como el dinero hace dinero – Chamfort.

7. El secreto del éxito en la vida del hombre consiste en estar dispuesto para aprovechar la ocasión que se le depare – Benjamin Disraeli.

8. La confianza en sí mismo es el primer secreto del éxito – Ralph W. Emerson.

9. El éxito tiene muchos padres, pero el fracaso es huérfano – John F. Kennedy.

10. El éxito es hijo seguro de la perseverancia y firmeza en el trabajo – Orison S. Marden.

11. El secreto del éxito en la vida del hombre consiste en estar dispuesto para aprovechar la ocasión que se le depare – Benjamin Disraeli.

12. Acechar la ocasión, asirla con audaz habilidad y aprovecharla con enérgica perseverancia, tales son las virtuales condiciones del éxitos – William L. Phelps.

13. El éxito debe medirse, no por la posición a que una persona ha llegado, sino por su esfuerzo por triunfar – Booker T. Washington.

14. Tienes que esperar grandes cosas de ti mismo antes de hacerlas -Michael Jordan.

15. Muchos de los fracasos en la vida son personas que no se dieron cuenta lo cerca que estaban del éxito cuando abandonaron -Thomas A. Edison.

16. Todos tus sueños se pueden convertir en realidad si tienes el coraje de perseguirlos -Walt Disney.

17. Veinte años más tarde estarás más decepcionado por las cosas que no hiciste que por las que hiciste -Mark Twain.

18. Cuando te encuentres a ti mismo al lado de la mayoría, es tiempo de parar y reflexionar – Mark Twain.

19. Sin continuo crecimiento y perseverancia, palabras como mejora, logro y éxito no tienen significado – Benjamin Franklin.

20. No he fracasado, he encotrado 10000 formas que no funcionan -Thomas A. Edison.

21. He encontrado que cuanto más trabajo, más suerte parece que tengo -Thomas Jefferson.

22. Si no estas dispuesto a arriesgar lo habitual, tendrás que conformarte con lo ordinario -Jim Rohn.

23. Hay dos tipos de personas que te dirán que no puedes marcar una diferencia en este mundo: los que tienen miedo a intentarlo y los que tienen miedo de que tengas éxito -Ray Goforth.

24. El éxito es saber tu propósito en la vida, crecer para alcanzar tu máximo potencial y plantar semillas que beneficien a otros -John C. Maxwell.

25. Brindemos por los locos, los inadaptados, los alborotadores, los buscadores de problemas, los que ven las cosas de forma distinta. No siguen las reglas y no tienen respeto por el status quo. Puedes criticarlos, estar en desacuerdo con ellos, glorificarlos o alabarlos. Pero lo único que no puedes hacer es ignorarlos, porque cambian las cosas. Empujan la raza humana hacia delante y mientras algunos los ven como locos, otros los ven como genios. Porque la gente que está lo suficientemente loca para pensar que pueden cambiar el mundo, son los que lo hacen – Steve Jobs.

26. Un hombre exitoso es el que es capaz de asentar una base con los ladrillos que otros le han tirado -David Brinkley.

27. La cuestión no es quién me va a dejar, es quién me va a parar -Ayn Rand.

28. El secreto de una vida exitosa es encontrar cual es tu destino y entonces hacerlo – Henry Ford.

29. El éxito es la suma de pequeños esfuerzos, repetidos día si y día también – Robert Collier.

30. El éxito es gustarte a ti mismo, gustarte lo que haces y gustarte cómo lo haces -Maya Angelou.

31. La razón número uno por la que la gente fracasa es porque escuchan a sus amigos, familia y vecinos – Napoleon Hill.

32. No hay fórmulas secretas para el éxito. Es el resultado de tu preparación, trabajo duro y aprender de los errores – Colin Powell.

33. El éxito no es el camino a la felicidad, la felicidad es el camino al éxito; si amas lo que haces tendrás éxito. –Albert Schweitzer.

34. El éxito no se trata de grandeza. Es sobre consistencia. Ser consistente en trabajar duro conlleva al éxito. La grandeza vendrá sola – Dwayne Johnson.

35. El éxito es donde la preparación y la oportunidad se encuentran – Bobby Unser.

36. El éxito consiste en ir de fracaso a fracaso sin perder el entusiasmo. –Winston Churchill.

37. Es importante celebrar el éxito, pero es más importante aprender bien de los fracasos – Bill Gates.

38. Muchas personas sueñan con el éxito, mientras que otras se levantan y hacen que pase – Wayne Huizenga.

39. Concentración y el trabajo duro son la verdadera clave del éxito. Mantén los ojos en la meta, y sigue tomando el siguiente paso hacia completarla. Si no estás seguro de qué manera hacer algo, hazlo de ambas maneras y observa qué funciona mejor – John Carmacka.

40. El éxito no es un destino, sino el camino que nos toca andar. Ser exitoso significa que estás trabajando duro y labrando tu propio camino – Marlon Wayans.

41. El éxito no es más que unas cuantas disciplinas, practicadas cada día – Jim Rohn.

42. A pesar de lo difícil que se ve la vida, siempre hay algo que puedes hacer para lograr el éxito – Stephen Hawking.

43. No te dejes sentir avergonzado por tus fracasos; aprende de ellos y vuelve a comenzar – Richard Branson.

44. No puedo decirte la fórmula para el éxito, pero sí puedo decirte la del fracaso: trata de complacer a todos –Herbert B. Swope.

45. Lo único que se interpone entre ti y tu sueño, es la voluntad de intentarlo y la creencia de que en realidad es posible – Joel Brown

46. La única manera de hacer un gran trabajo, es amar lo que haces. Si no lo has encontrado, sigue buscando. No te conformes – Steve Jobs

47. El fracaso es un requisito para el éxito. Si quieres triunfar rápido, duplica el número de tus fracasos – Brian Tracy

48. No juzgues cada día por la cosecha que has obtenido, sino por las semillas que has plantado – Robert Louis Stevenson

49. Si la oportunidad no llama, construye una puerta – Milton Berle

50. Nunca es demasiado tarde para ser lo que podría haber sido – George Eliot

Escultura: Perseo con la cabeza de Medusa, Cellini

La historia de Candaules en la pintura

Muchas veces presumir en exceso de nuestros bienes o de alguna situación favorable puedes salirnos muy caro. Hasta cierto punto, es algo normal en nuestros días mostrarles a los otros nuestra buena fortuna, posesiones, viajes, educación y mucho más. Nos gusta el reconocimiento y ser apreciados por ello. Sin embargo, hay quienes hacen alarde y se exhiben de una manera desproporcionada, con lo cual no hacen más que construir su propia tumba. Este es el caso del Rey Candaules, último rey de Lidia, cuya historia nos la cuenta Heródoto en sus Historias. 

Enamorado profundamente de su esposa, Candaules gustaba de presumir los atributos de su mujer y, sobre todo, de convencer a los demás de ello. Su vanagloria llegó a tanto, que en una ocasión invitó a uno de sus amigos y colaboradores más cercanos, el jefe militar Giges, a contemplar a su esposa desnuda y comprobar de cerca todas sus virtudes. A pesar de la resistencia de Giges, el Rey terminó por convencerlo de entrar en la alcoba y observar el cuerpo perfecto de la reina. Y así fue, hasta que al día siguiente, Giges fue llamado por la reina, quién le contó que se había percatado de su presencia en la alcoba el día anterior, mientras ella estaba desnuda. Ante esto, Giges tuvo dos opciones propuestas por la reina: morir a causa de su falta o asesinar a Candaules en el mismo lugar que se había ocultado.

Desde luego, Giges eligió la última opción.

En recuerdo de este par de voyeuristas, te dejamos la siguiente galería con el motivo de Giges y Candaules. Si te gustó, no olvides compartir la entrada.

Pintura de portada: King Candaules, Jean-Léon Gérôme.

 

90 maneras de aprender con propiedad a insultar en latín

Autora: Mónica Encinas Fons

El latín, como cualquier otra lengua romance, además de ser un idioma con vocabulario propio de tecnicismos del derecho y de la filosofía, es común para las vulgaridades, como las palabrotas, empleadas la mayoría de ellas con sentido sexual y escatológico. De hecho, los romanos disfrutaban de lo lindo metiendo con sus semejantes al tener un repertorio de insultos para cada ocasión.

Por consiguiente, te dejamos unos cuantos de ellos con tal de no quedarte con las ganas de ampliar tus conocimientos sobre este apasionante lenguaje, donde ninguno de los enfrentamientos entre sus oponentes termina en una fiel amistad.

1. Acerrimus: puntiagudo, pinchante o hiriente.

2. Cinaedus: afeminado, sodomita.

3. Fraudulens: fraudulento.

4. Fraus populi: timador del pueblo.

5. Fur: ladrón (de donde el castellano hurtar).

6. Trifur: literalmente, “triple ladrón”.

7. Furcifer: pícaro, ladrón.

8. Impurus: impuro.

9. Leno: mercader de mujeres esclavas, alcahuete.

10. Parricida: con el mismo significado que ahora.

11. Pathicus: cabrón. 12.Puttus: puto.

13. Periurus: mentiroso, perjuro.

14. Pernicies adulescentum: perdición de los adolescentes, corruptor de menores.

15. Scelestus: granuja.

16. Sociofraudus: “traicionamigos”.

17. Verbero: avergonzado (se refería a alguien con un pasado vergonzoso)

18. Perfice: traidor, pérfido.

19. Crudelis: cruel, insensible, inhumano.

20. Caudex o Stipes: idiota (referente al tamaño de cerebro y inteligencia de la persona).

21. Imbecillis o Imbecille: faltos de báculo (indefensión intelectual).

22. Stultus, Stolide o Stolo: tonto.

23. Stultissime: completamente estúpido.

24. Stultissimi: perfectos estúpidos.

25. Fanatice o Nequissime: fanático (referente a lo mente cerrada que puede ser una persona y/o a la falta de originalidad).

26. Amens: imprudente.

27. Pecus o Vervex: borrego o burro.

28. Hirce: cabrón.

29. Sus: cerdo.

30. Cimex: chinche.

31.Hirudo: sanguijuela.

32. Bufo: sapo.

33. Impudicus: deshonesto.

34. Mentula: alguien de escasa dotación viril.

35. Spado: castrado o impotente.

36. Vetule: antigualla.

37. Pusille: microbio.

38. Merda o Merdose: Mierda o de Mierda.

39. Cacate o Cacator: cagado o cagón.

40. Sordes: basura.

41. Ructator: eructador.

42. Ructabunde: bolsa de pedos.

43. Sterculinum: letrina.

44. Fatue: tonto.

45. Nugator: insignificante.

46. Matula: cabeza hueca.

47. Vappa: término intraducible que se refiere al vino agrio y desagradable (personas que querían manifestar cierta superioridad social sobre el otro).

48. Malus nequamque: bueno para nada (literalmente, “malo para todo”).

49. Bucco: bocazas.

50. Caenum: sucio.

51. Stercoreus: estercóreo.

52. Spurce: mugroso.

53. Mentulam caco: me cago en la polla.

54. Fungi: hongos (insulto sectario para referirse a los sujetos provincianos).

55. Bucco: bucón (acompañado por caenum, “sucio”; spurce, “mugroso”, o stercoreus, “sorete”).

56. Luteus: embarrado (alguien con las ropas sucias).

57. Oraputide: boca podrida (alguien con mal aliento).

58. Putide: apestoso.

59. Lutulente: mugriento.

60. Tramas: basura.

61. Pediculose: piojoso (tanto alguien que sufría de pediculosis como de cabellera desprolija).

62. Fugitivus: fugitivo (sólo la persona esclava podía ser considerada fugitiva).

63. Cruciarus: alguien que merecía ser crucificado.

64. Paedicabo ego vos: voy a romperte el culo (insulto exclusivo entre hombres).

65. Irrumabo ego vos: voy a obligarte a que me practiques una felación.

66. Duros nequeunt movere lumbos: que es incapaz de tener una erección.

67. Moechari: adúltera.

68. Derideo te: me río de ti.

69. Vescere bracis meis: comerse tus pantalones.

70. Stultus est sicut stultus facit: alguien es tan estúpido como las estupideces que hace.

71. Asinus asinum fricat: el estúpido soba al estúpido (gente que solo sabe hacer las cosas mediante halagos exagerados e innecesarios a sus superiores).

72. Utinam barbari spatium proprium tuum invadant!: ojalá los bárbaros invadan tu espacio personal.

73. Adversus solem ne loquitor: no hables en contra del sol (gente terca que no acepta una verdad obvia)

74. Asinus ad lyram: traducción literal “un trasero a la lira” (para denominar a alguien extraño).

75. Bustirapus: expoliador de piras funerarias, profanador.

76. Caenum inmundicia: cieno, fango.

77. Legirupa: infractor de leyes.

78. Pernicies adulescentum: perdición de los adolescentes, corruptor de menores.

79. Planissimus: llano, simple.

80. Sacrilegus: sacrílego, que comete actos impíos.

81. Scelestus: bribón. Granuja.

82. Pedico: sodomizar.

83. Irrumo: correrse por una felación.

84. Impudice: fresco, imprudente, hijo de puta (referente a ámbitos sexuales).

85. Non calor sed umor est qui nobis incommodat: no es el calor, es la humedad.

86. Vacca foeda: vaca fea o desgraciada.

87. Utinam logica falsa tuam philosophiam totam suffodiant!: ¡Qué la lógica defectuosa infeste su sistema filosófico!

88. Te audire non possum. Musa sapientum fixa est in aure: No puedo oírte. Tengo un plátano metido en la oreja.

89. Nihil est-in vita priore ego imperator Romanus fui: Eso no es nada. En una vida pasada fui emperador de Roma.

90. Catapultam habeo. Nisi pecuniam omnem mihi dabis, ad caput tuum saxum immane mittam: Tengo una catapulta. Dame todo el dinero o te lanzaré una enorme piedra a la cabeza.

CARMINA XVI de Catulo

Paedicabo ego vos et irrumabo Aureli pathice et cinaede Furi, qui me ex versiculis meis putastis, quod sunt molliculi, parum pudicum. Nam castum esse decet pium poetam ipsum, versiculos nihil necesse est, qui tum denique habent salem ac leporem, si sunt molliculi ac parum pudici et quod pruriat incitare possunt, non dico pueris, sed his pilosis, qui duros nequeunt movere lumbos. Vos quod milia multa basiorum legitis, male me marem putatis? Paedicabo ego vos et irrumabo

 

Os encularé y me la mamaréis
bardaje de Aurelio y marica de Furio, que a mí por los versículos míos me creísteis, porque son blanditos, poco púdico, pues casto ser honra al piadoso poeta mismo: sus versículos nada necesario es, que entonces al fin tienen sal y encanto si son blanditos y poco púdicos, y que lo que escueza incitar puedan no digo a los chicos, sino a estos vellosos que sus duros lomos no pueden mover. ¿Vosotros, porque muchos besos leísteis, que mal soy yo un hombre creéis? Os daré por el culo y me la mamaréis.

Pintura: La muerte de Julio César, Vincenzo Camuccini

Cuando la rabia nos ciega: De la Cólera de Séneca

El texto que están por leer es más bien anecdótico e inspirado en la ficción, antes que formar parte de algún estudio filológico. Y queda así dicho porque tengo un serio problema con la rabia y las consecuencias posteriores al desplante de mi enojo. De temperamento voluble desde que tengo vida, mi carácter es una mierda, literalmente. Entiendo perfectamente que a la gente le moleste muchas veces mi manera de ser tan caótica en algunos aspectos. Tampoco es que me sienta orgulloso de ello: los defectos en muchas ocasiones deben ser reconocidos para trabajar sobre ellos. En este sentido, adolezco de rabia y mantenerla bajo control es algo complicado. Tal como señala Séneca en su tratado sobre la ira, a primeras de percibir la primera chispa, es mejor mantenerme bajo control, máxima que ocupo generalmente cuando siento que puedo perder los estribos:

Lo mejor es desdeñar inmediatamente el primer aguijonazo de la cólera y luchar contra sus mismos gérmenes y poner el empeño en no caer nosotros en la ira. Pues si ha empezado a extraviarnos, difícil es el regreso al equilibrio, dado que nada de razón queda donde ya la pasión se ha infundido y algún derecho le ha sido otorgado por nuestra voluntad; hará del resto cuanto se le antoje, no cuanto le consienta.

Sin embargo, hay ocasiones en las que me dejo cegar y entonces el problema es realmente serio, al menos para mí. ¿Cómo mantener bajo control al caballo desbocado, someter esa energía que da tanto calor? Y no es que sea un tipo violento, pero no puedo negar que la cólera me transforma. Comienzo a ser otro, es una auténtica posesión. Es quizá la mejor hermana de la soberbia. Tal vez tenga en cuenta a Séneca cuando dice:

Ni tampoco debe pensarse que la ira confiere algo a la grandeza de espíritu; no es, en efecto, ella grandeza, sino hinchazón; ni en los cuerpos henchidos en el exceso de humor nocivo su enfermedad es su gordura sino una sobra dañina. A todos los que un extravagante sentimiento los alza por encima de los derechos humanos se creen aspirar a algo excelso y sublime: mas nada firme hay bajo sus pies, sino que son proclives al desplome las cosas que sin cimientos crecieron.

No obstante, cuando el enojo es contra alguien, la cosa puede ponerse seria, más si esa persona es igual de rabiosa que yo. Pienso entonces que cualquier falta de los otros o alguna acción que creo injusta tal vez no sea para tanto. A fin de cuentas, tanto me equivoco yo como ellos. ¿A qué puede llevarme un arranque de ira contra los demás? La pregunta es mejor no averiguarla. Prefiero pensar en aquello que dijo el filósofo estoico de la corte de Nerón:

Si deseamos ser jueces equitativos en todos los asuntos, de esto lo primero persuadámonos, que nadie de nosotros está sin culpa; de aquí, efectivamente, la mayor indignación: “Nada he hecho mal” y “Nada he cometido” ¡Ciertamente, nada confiesas! Nos indignamos cuando castigados con alguna reconvención o reprimenda, siendo así que en ese mismo instante erramos, por cuanto agregamos a nuestros entuertos la arrogancia y la contumacia.

Así pues, de vez en cuando me doy una vuelta por la sabiduría de este magnífico autor romano, para averiguar un poco más sobre la manera de domar esa bestezuela que tanto daño hace cuando se sale de la jaula a destrozar. ¿No es acaso la cólera una de las peores consejeras?

Pintura: Vesuvius erupting at night, William Marlow

La sabiduría de Goethe condensada en 20 pensamientos que te harán regresar a sus libros

El genio de Goethe ha trascendido los siglos, más allá de sus novelas y de su lengua. Y es que en algún momento de nuestro vida hemos leído alguna cita o pensamiento de su brillante cabeza. No está de más recordar que es autor de más de 20 obras literarias, además de algunas geniales notas de experimentos sobre la luz. ¿Acaso no recuerdas las cuitas de ese joven artista llamado Werther? ¿O no te vienen a la memoria esos instantes en los que se le revela la condición humana a un Fausto pleno de soberbia? No te detengas entonces y échale un vistazo a estos 20 pensamientos de Johann Wolfgang von Goethe.

1.- Afortunadamente, el hombre sólo puede comprender un cierto grado de desgracia; más allá de este grado, la desgracia le aniquila o le deja indiferente.

2.- Apenas se entra en sociedad se quita la llave del corazón, escondiéndola en el bolsillo; los que dejan la llave puesta son cortos de entendimiento.

3.- Aquellos que ven en cada desilusión un estímulo para mayores conquistas, ésos poseen el recto punto de vista para con la vida.

4.- Ciertos libros parecen haber sido escritos no para aprender de ellos si no para que se reconozca lo que sabía su autor.

5.- Con los negocios sucede lo mismo que con el baile: hácese indispensable que las personas bailen al compás.

6.- Cuando he estado trabajando todo el día, un buen atardecer nos sale al encuentro.

7.- Cuanto más desquiciada está la vida de la mente, más abandonada a sí misma queda la máquina de la materia.

8.- El amor es una cosa ideal; el matrimonio, una cosa real; la confusión de lo real con lo ideal jamás queda impune.

9.- El hombre más feliz del mundo es aquel que sepa reconocer los méritos de los demás y pueda alegrarse del bien ajeno como si fuera propio.

10.- El que con perspicacia reconoce la limitación de sus facultades, está muy cerca de llegar a la perfección.

11.- El verdadero hombre ama como a un verdadero hombre le corresponde. Dedica la mayor parte de su tiempo al trabajo, y al amor el tiempo que le sobra.

12.- Es gran virtud del hombre sereno oír todo lo que censuran contra él, para corregir lo que sea verdad y no alterarse por lo que sea mentira.

13.- Ésta es la última conclusión de la sabiduría: la libertad y la vida se merecen si se las conquista todos los días.

14.- La mayor riqueza del hombre consiste en tener un ánimo suficientemente grande para no desear la riqueza.

15.- La originalidad no consiste en decir cosas nuevas, sino en decirlas como si no hubiesen sido dichas por otro.

16.- Las grandes pasiones son enfermedades incurables. Lo que podría curarlas las haría verdaderamente peligrosas.

17.- Los sabios y los tontos son igualmente inofensivos; los que más son de temer son los sabios a medias y los medio tontos.

18.- No es hacer lo que nos gusta, sino que nos guste lo que hacemos, lo que convierte la vida en una bendición.

19.- Quien al vulgo le exige deberes sin avenirse a concederle derechos, lo habrá de pagar caro.

20.- Si los hombres, una vez que han hallado la verdad, no volviesen a retorcerla, me daría por satisfecho.

Pintura: Goethe in the roman campagna, Johann Heinrich Wilhelm Tischbein.

50 pensamientos de Confucio

El mayor de los pensadores de la Antigua China, Confucio (551 a. C. – 479 a. C.), que fue tanto maestro como funcionario del pequeño estado de Lu durante la época de fragmentación del poder bajo la dinastía Zhou, nos enseñó los fundamentos imprescindibles para la enseñanza de la vida.

Te dejamos 50 pensamientos de este autor por tal de aplicarlas en tu cotidianidad.

1. No importa lo lento que vayas mientras no te detengas.

2. Elige un trabajo que ames, y no tendrás que trabajar un día en tu vida.

3. El hombre que mueve montañas comienza cargando pequeñas piedras.

4. Nuestra mayor gloria no está en no caer nunca, sino en levantarnos cada vez que caemos.

5. Respétate a ti mismo y otros te respetarán

6. Si cometes un error y no lo corriges, a eso se le llama error.

7. El éxito depende de la preparación previa, y sin esa preparación es seguro que será un fracaso.

8. La humildad es la base sólida de todas las virtudes.

9. El verdadero conocimiento es conocer la extensión de la propia ignorancia.

10. El que aprende pero no piensa, está perdido. El que piensa pero no aprende está en gran peligro.

11. Estudia el pasado si quieres adivinar el futuro.

12. El hombre superior actúa antes de hablar, y después habla de acuerdo a sus acciones.

13. Si camino con dos hombres, cada uno de ellos serán mis maestros. Elegiré los buenos puntos de uno y los imitará, y los malos del otro y los corregiré en mi mismo.

14. No impongas a los demás lo que tú mismo no deseas.

15. Cuanto más medita el hombre en buenos pensamientos, mejor será su mundo y el mundo en general.

16. Lo que no quieres que te hagan a ti, no lo hagas a los demás.

17. Antes de embarcar en un viaje de venganza, cava dos tumbas.

18. Ver lo correcto y no hacerlo es falta de coraje o de principios.

19. Por tres métodos tenemos que aprender la sabiduría: primero por la reflexión, la más noble; segundo, por la imaginación, la más sencilla; y tercero por la experiencia, la más amarga.

20. El silencio es un verdadero amigo que nunca traiciona.

21. Sólo cuando el príncipe sea el primero en practicar las virtudes podrá exigir a lo demás que sean virtuosos. Si el príncipe no posee ni practica las virtudes no podrá exigir que sus siervos las practiquen.

22. Desde el hombre más noble al más humilde, todos tienen el deber de mejorar y corregir su propio ser.

23. El respeto por los demás es la base de una buena vida, de una buena sociedad.

24. Olvida las lesiones, nunca olvides las bondades.

25. Si ya sabes lo que tienes que hacer y no lo haces entonces estás peor que antes.

26. Los defectos de un hombre se adecuan siempre a su tipo de mente. Observa sus defectos y  conocerás sus virtudes.

27. El caballero se culpa a sí mismo, mientras que el hombre ordinario culpa a los demás.

28. Aquel que realmente ha establecido su mente en la virtud no cometerán ningún acto perverso.

29. Un hombre sin virtud no puede morar mucho tiempo en la adversidad, ni tampoco en la felicidad; pero el hombre virtuoso descansa en la virtud, y el hombre sabio la ambiciona.

30. Exígete mucho a ti mismo y espera poco de los demás. Así te ahorrarás disgustos.

31. No te quejes de la nieve en el techo del vecino, cuando también cubre el tejado de tu casa.

32. Los vicios vienen como los pasajeros, nos visitan como huéspedes y se quedan como amos.

33. El que no economice tendrá que agonizar.

34. Aprende a vivir y sabrás morir bien.

35. Es justamente un signo de educación que cuando te encuentras con algo que no conoces tratas de comprender aprendiendo sobre él.

36. Quien pretenda una felicidad y sabiduría constantes deberá acomodarse a frecuentes
cambios.

37. No hay error en admitir que tú solo no puedes mejorar tu condición en el mundo; para crecer, necesitas aliados con los que crecer juntos.

38. Los defectos y faltas de los hombres dan a conocer su verdadera valía. Si examinamos con atención las faltas de un hombre, llegaremos a conocer si su bondad es sincera o ¡ fingida.

39. Si no estamos en paz con nosotros mismos, no podemos guiar a otros en la búsqueda de la paz.

40. Aquel que gobierna por medio de su excelencia moral puede compararse a la estrella polar, que permanece en su sitio en tanto todas las demás estrellas se inclinan ante ella.

41. Aprender sin reflexionar, es malgastar la energía.

42. Quien volviendo a hacer el camino viejo aprende el nuevo, puede considerarse un maestro.

43. Quien se controla a sí mismo y por el bien, no tendrá dificultad alguna para gobernar con eficacia. Al que no sabe gobernarse a sí mismo, le resultará imposible ordenar la conducta de los demás hombres.

44. Aprende como si nunca fueras a dominarlo. Sóstenlo como si tuvieras miedo de perderlo.

45. Ataca a la maldad que hay dentro de ti mismo, en vez de atacar la maldad que hay en los demás.

46. En los tiempos antiguos las personas estudiaban para mejorarse a sí mismos. Ahora, las personas estudian para impresionar a los demás.

47. El hombre superior hace que las dificultades que vayan a ser superadas sean su primer interés, el éxito viene después.

48. El maestro es cordial pero severo, imponente pero no feroz y respetuoso, pero a gusto.

49. Cuando veas a un hombre bueno, trata de imitarle. Cuando veas a un hombre malo,
examínate a ti mismo.

50. No importa cuán ocupado estés, debes sacar tiempo para leer, o rendirte ante la ignorancia.

 

Cerámica griega: Aquiles y Áyax jugando a los dados (primera parte)

Autora: Mónica Encinas Fons

En los próximos días, abordaremos minuciosamente el tema de la cerámica tanto con sus pintores más conocidos como sus utensilios, así como sus técnicas (vasos de figuras negras y de figuras rojas). Así pues, para presentar la nueva sección de la Villa de los Papiros trataremos primero de uno de los más reconocidos maestros de este arte, Exekias, además de su escasa obra.

Esta ánfora de arcilla de 61 cm, cuyo autor fue Exekias que trabajó como ceramista y pintor de figuras negras (pinturas negras sobre el fondo rojo) entre los años 550 a. C. – 525 a. C. en Atenas, se encuentra en el Museo Vaticano de Roma y se fecha hacia 550-30 a.C.; procede de Etruria, concretamente de Vulci. La ánfora sirve, en la época clásica, para guardar vino, aceite y alimentos sólidos. En esta aparecen los dos héroes jugando a los dados.

Los vasos pintados eran exportados a Corinto, y después a Atenas, sobre todo a las colonias del Mediterráneo oriental y occidental, teniendo mucho éxito en Italia entre los etruscos que las colocaron en sus numerosos sepulcros; no obstante, los primeros vasos aparecieron en Italia, sobre todo en las necrópolis etruscas.

En cuanto a su composición, es armónica y serena; por otra parte, revela su autoría como pintor del vaso. Tal como comentamos más arriba, Aquiles y Áyax aparecen sentadosuno enfrente del otro en dos taburetes, con una mesita con tablero mediando entre ellos.

Aquiles, que está inclinado hacia adelante y totalmente concentrado en el juego, dice “cuatro” y su compañero “tres, como se puede observar en las palabras que aparecen a través de las bocas de los héroes. El de los pies ligeros, que tiene un casco prominente, gana; mientras que Áyax, deslizado hacia adelante, pierde. También es posible apreciar las lanzas entrecruzadas en el centro de la imagen y los dos escudos apoyados en la pared. Dichos escudos aportan motivos artísticos diferentes: por una parte, en el de la izquierda, tiene la cabeza de un sileno sobre una pantera; por otra, en el de la derecha, una Gorgona sobre una serpiente. Por último, tanto las cintas del pelo como en los rizos sobre la frente de estos, nos recuerdan a aquellos “kouroi” arcaicos hechos con mármol, que representaban el ideal perfecto de belleza entre los aristócratas, imagen que vemos personalizada en estos dos personajes.

Obra: Aquiles y Áyax, Exequias.

‘Achilles and Ajax playing dice’; Attic black-figure amphora by Exekias, from Vulci, Italy, circa 540–530 BCE
‘Achilles and Ajax playing dice’; Attic black-figure amphora by Exekias, from Vulci, Italy, circa 540–530 BCE

 

La mujer que quiso combatir: la Balada de Mulan

Autora: Mónica Encinas Fons

En esta entrega de la Villa, pasamos de la poesía de la Arabia Preislámica con la sensualidad de Imru´l Qays y el amor eterno de la poetisa Layla Al-Ajyaliyya, a la de la Antigua China de la mano de Hua Mulan. Todos conoceréis este personaje gracias a la maravillosa factoría de sueños de las películas de Disney. Pero nosotros hablaremos de quién era en realidad. Hua Mulan fue una mujer legendaria que se unió al ejército masculino disfrazada de guerrero con el fin de ocupar el lugar de su anciano padre, cuya fuente de su presencia es el texto narrativo chino, que se compuso en el siglo VI, conocido como La Balada de Mulan, durante el gobierno de la dinastía Tang, a pesar de que se haya discutido si era un personaje histórico o literario, pues el período en que sucede la historia es incierto, y fue enseñado en las escuelas de allí.

El argumento de esta historia es el siguiente: mientras Mulan estaba lavando ropa -como un día cualquiera-, escucha que el ejército está reclutando a gente; en ese preciso momento, decide disfrazarse de hombre con tal de salvar a su padre, que estaba demasiado enfermo y anciano para combatir en una guerra, ocupando su lugar. A continuación, Mulan va al campo de batalla con una mula y una espada de sus antepasados, luchando durante diez o doce años y consiguiendo a su vez el título de general.

Durante la contienda Mulan conoce un oficial, cuyo nombre era Jim Yong, del cual se enamoró. Tras terminar esta con el servicio militar, el emperador le entregó los más altos honores. Una vez que este conoció que era una mujer, su amor creció más, soñando incluso con casarse. Pero esta, al no querer continuar allí, le pide solamente un burro con tal de regresar a su casa. Después de esto, sus antiguos compañeros la visitan y descubren sorprendidos al verla que es una mujer por su vestido. Por último, el poema presenta la imagen de una liebre hembra -representada por Mulan- y otra macho -que son sus compañeros- corriendo juntos, siendo preguntado por un narrador si hubiese alguien que pudiera distinguirlos.

Por otra parte, gracias a la referencia del “Khan”, podemos fechar la composición del poema. Similar a la leyenda de Mulan es la historia de la emperatriz Fu Hao, esposa del emperador Wu Ding de la Dinastía Shang, que se convirtió en general de los ejércitos chinos.

La fuente del relato está en una canción popular de la Dinastía Wei del Norte (184-283 d. C.), cuyo nombre era La balada de Mulan, texto fechado en el siglo VI, que hemos conservado en la obra Music Bureau Collection, antología de lírica, de canciones y poemas recogidos por Guo Maoqin durante el siglo XI o XII, a pesar de que la mayoría de los relatos de su relato fueron agregados durante la dinastía de la Dinastía Tang. Otra presencia de nuestra protagonista la hallamos en la dinastía Ming, así como en otras dos obras más. Estas son: La femenina Mulan o la Heroína Mulan va a la guerra en el palacio de su padre, pieza de dos actos; y el Romance Sui-Tang, novela histórica del siglo XVII. En cuanto a las adaptaciones, nos encontramos una novela basada en dicha balada en el período tardío de la dinastía Ming (1368-1644), la película animada de Disney (1998), así como en numerosas obras de arte.

Tsi-tsi, tsi-tsi…
Está tejiendo Mulan
junto a la puerta.
De pronto cesa el telar,
y se oye un suspiro.
-¿Qué estás pensando, hija?
¿Qué es lo que te preocupa?
-Nada, padre, casi nada…
Es que ayer vi un edicto del Gran Khan
sobre el inicio del reclutamiento.
La lista viene en doce libros,
y en todos encuentro su nombre.
Usted no tiene hijo varón,
ni yo ningún hermano mayor.
Así que quería montar a caballo
y reemplazarle para ir a la guerra.
Compra Mulan un caballo fuerte
en el mercado del este,
una montura en el del oeste,
un freno en el del sur,
y un látigo en el del norte.
A la mañana siguiente,
se despide del padre y la madre.
Por la noche, se detiene
a la orilla del río Amarillo.
Ya no oye la afectuosa voz de sus padres,
sino furiosos rugidos de las olas.
De madrugada, otra vez parte
para pernoctar en el Monte Negro.
Tampoco oye a sus cariñosos padres,
sino furiosos rugidos de las olas.
De madrugada, otra vez parte
para pernoctar en el Monte Tártaro.
Presurosa marcha al campo de batalla,
deja atrás varias fortalezas
El gélido aire trae el duro son
de los gons de los veladores.
Las corazas, bajo un sol lánguido,
despiden un frigio brillo.

Tras cien combates muere el general,
y al cabo de diez años regresa la guerrera.
La recibe el monarca
en la sala de Audiencia.
La asciende al grado más alto
y le concede miles de onzas de oro.

Le pregunta qué piensa hacer.
Mulan le dice que no quiere ser
ni mandarín ni funcionario.
Sólo pide un camello
para volver a casa.
Recibida la noticia,
sus padres, ya muy ancianos,
apoyados uno en el otro,
van a la entrada del pueblo a su encuentro.
Recibida la noticia,
su hermana se adorna ante la ventana.
Recibida la noticia,
su hermanito afila la cuchilla
para matar cordero y cerdo.

Mulan abre la puerta del pabellón este.
Sentada en el lecho del pabellón oeste,
se quita su ropa de combate
y se pone la de doncella.
Junto a la ventana, ante el tocador,
se peina y se maquilla.
Sale a ver a sus compañeros,
que se quedan con la boca abierta.
«Luchando doce años codo a codo,
nunca supimos que era muchacha».

Cuando corren por el campo
una pareja de liebres,
¿quién podrá distinguir
entre el macho y la hembra?

Cuadro: Hua Mulan (Fuente no identificada).

 

 

 

 

De amor sí se puede morir: la poetisa Layla Al-Ajyaliyya

Autora: Mónica Encinas Fons

En ocasiones pensamos que el amor no visitará nuestra puerta; otras, que será efímero como el paso de las estaciones y del transcurso de la vida; no obstante, algunos afortunados encontrarán el amor para toda la eternidad. Este es el caso que le sucedió a la poetisa Layla Al-Ajyaliyya (muerte 704), representante de la continuación de la tendencia amorosa de la Arabia Pre-islámica, en la que los amantes sólo consagran devoción a una pareja. Esta poetisa, que cultivó el treno, se enamoró de un guerrero llamado Tawba, muerto en combate en el año 674; en este preciso momento, nuestra autora empezará a sufrir tanto de amor, que enfermará hasta el punto de morir a la edad de ochenta años sobre la tumba de su amado en la completa pobreza, representando de este modo a alguien que muere de amor.

Juro llorar la muerte de Tawba
y honrar a aquél contra quien se volvió la fortuna.
Por vida tuya, que la muerte no es un oprobio para el joven,
si en vida no cayó en falta.
Ni uno solo entre los vivos, por muy sano que esté,
sobrevivirá a los enterrados en las tumbas,
y quien, angustiado, interpela al destino,
un día, sin remedio, se verá pacientemente juzgado.
Ninguna vida escapa a la muerte;
los días y el tiempo no vuelven atrás.
El vivo no puede evitar lo que decreta el destino
ni el muerto resucitará, si ni tan siquiera el vivo espera.
Toda juventud o todo lo nuevo se reducen a nada.
Todo hombre torna a Dios un día.
En desconcierto nos separamos de nuestros compañeros,
por más que los tuviéramos en mucho,
por larga que fuera nuestra convivencia.
Juro no dejar de llorarte
mientras la paloma zuree sobre la rama o un pájaro vuele.

 

Cuadro: Frederick Leighton – The Reconciliation of the Montagues and Capulets over the Dead Bodies of Romeo and Julieta.