Archivo de la categoría: Actualidad

La sempiterna espera de Argos, el mejor amigo de Ulises

En memoria de Lucky

Después de veinte años, Ulises, rey de Itaca y marido de Penélope, apareció disfrazado de mendigo en su palacio para recuperar su antigua posición, pues, en ese tiempo, participó durante diez años en la guerra de Troya, y otros diez que transcurrió deambulando por el mar, en su regreso, a su patria.

Flaxman_Odyssey_Ulysses_and_his_dog

Imagen: Flaxman – Odiseo y su perro

Al punto tras reconocerlo Argos, el perro de nuestro héroe, que estaba enfermo y lleno de estiércol por el poco cuidado que recibía de los criados de la casa y los pretendientes que acechaban allí, lo saludó arduamente con la cola, a pesar de las facciones disimuladas por Atenea de su amo con el fin de enfrentarse a sus enemigos sin sospechas; sin embargo, Ulises, al no poder responderle, soltó una lágrima y continuó con su camino, aunque muriera a sus pies.

Louis_Frederic_Schutzenberger_-_Retour_d'Ulysse

Imagen: Schützenberger – El regreso de Odiseo

Esta triste historia, modelo antiguo de fidelidad del can hacia el hombre, la encontramos en el canto XVII (versos 290-327) que los dejamos a continuación:


Texto en griego antiguo

ὣς οἱ μὲν τοιαῦτα πρὸς ἀλλήλους
ἀγόρευον·

ἂν δὲ κύων κεφαλήν τε καὶ οὔατα κείμενος
ἔσχεν,

θρέψε μέν, οὐδ᾽ ἀπόνητο, πάρος δ᾽ εἰς
Ἴλιον ἱρὴν

ὤιχετο. τὸν δὲ πάροιθεν ἀγίνεσκον νέοι
ἄνδρες

αἶγας ἐπ᾽ ἀγροτέρας ἠδὲ πρόκας ἠδὲ
λαγωούς·

δὴ τότε κεῖτ᾽ ἀπόθεστος ἀποιχομένοιο
ἄνακτος,

ἐν πολλῆι κόπρωι, ἥ οἱ προπάροιθε θυράων
ἡμιόνων τε βοῶν τε ἅλις κέχυτ᾽, ὄφρ᾽ ἂν
ἄγοιεν

δμῶες Ὀδυσσῆος τέμενος μέγα
κοπρήσοντες·

ἔνθα κύων κεῖτ᾽ Ἄργος, ἐνίπλειος
κυνοραιστέων.

δὴ τότε γ᾽, ὡς ἐνόησεν Ὀδυσσέα ἐγγὺς
ἐόντα,

οὐρῆι μέν ῥ᾽ ὅ γ᾽ ἔσηνε καὶ οὔατα
κάββαλεν ἄμφω,

ἆσσον δ᾽ οὐκέτ᾽ ἔπειτα δυνήσατο οἷο
ἄνακτος

ἐλθέμεν· αὐτὰρ ὁ νόσφιν ἰδὼν ἀπομόρξατο
δάκρυ,

ῥεῖα λαθὼν Εὔμαιον, ἄφαρ δ᾽ ἐρεείνετο
μύθωι·

Εὔμαι᾽, ἦ μάλα θαῦμα, κύων ὅδε κεῖτ᾽ ἐνὶ
κόπρωι.

καλὸς μὲν δέμας ἐστίν, ἀτὰρ τόδε γ᾽ οὐ
σάφα οἶδα,

εἰ δὴ καὶ ταχὺς ἔσκε θέειν ἐπὶ εἴδεϊ τῶιδε,

ἦ αὔτως οἷοί τε τραπεζῆες κύνες ἀνδρῶν

γίγνοντ᾽· ἀγλαΐης δ᾽ ἕνεκεν κομέουσιν
ἄνακτες.

τὸν δ᾽ ἀπαμειβόμενος προσέφης, Εὔμαιε
συβῶτα·

καὶ λίην ἀνδρός γε κύων ὅδε τῆλε
θανόντος.

εἰ τοιόσδ᾽ εἴη ἠμὲν δέμας ἠδὲ καὶ ἔργα,

οἷόν μιν Τροίηνδε κιὼν κατέλειπεν
Ὀδυσσεύς,

αἶψά κε θηήσαιο ἰδὼν ταχυτῆτα καὶ ἀλκήν.

οὐ μὲν γάρ τι φύγεσκε βαθείης βένθεσιν
ὕλης

κνώδαλον, ὅττι δίοιτο· καὶ ἴχνεσι γὰρ
περιήιδη·

νῦν δ᾽ ἔχεται κακότητι, ἄναξ δέ οἱ ἄλλοθι
πάτρης

ὤλετο, τὸν δὲ γυναῖκες ἀκηδέες οὐ
κομέουσι.

δμῶες δ᾽, εὖτ᾽ ἂν μηκέτ᾽ ἐπικρατέωσιν
ἄνακτες,

οὐκέτ᾽ ἔπειτ᾽ ἐθέλουσιν ἐναίσιμα
ἐργάζεσθαι·

ἥμισυ γάρ τ᾽ ἀρετῆς ἀποαίνυται εὐρύοπα
Ζεὺς

ἀνέρος, εὖτ᾽ ἄν μιν κατὰ δούλιον ἦμαρ
ἕληισιν.

ὣς εἰπὼν εἰσῆλθε δόμους εὖ ναιετάοντας,

βῆ δ᾽ ἰθὺς μεγάροιο μετὰ μνηστῆρας
ἀγαυούς.

Ἄργον δ᾽ αὖ κατὰ μοῖρ᾽ ἔλαβεν μέλανος
θανάτοιο,

αὐτίκ᾽ ἰδόντ᾽ Ὀδυσῆα ἐεικοστῶι ἐνιαυτῶι.


Texto en español

Tal hablaban los dos entre sí cuando vieron un perro
que se hallaba allí echado e irguió su cabeza y orejas:
era Argo, aquel perro de Ulises paciente que él mismo
allá en tiempos crió sin lograr disfrutarlo, pues tuvo
que partir para Troya sagrada.

Los jóvenes luego lo llevaban a cazas de cabras, cervatos y liebres,
mas ya entonces, ausente, ausente su dueño, yacía despreciado
sobre un cerro de estiércol de mulas y bueyes que habían
derramado ante el porche hasta tanto viniesen los siervos
y abonasen con ello el extenso jardín.

En tal guisa de miseria cuajado se hallaba el can; con todo,
bien a Ulises notó que hacia él se acercaba y, al punto,
coleando dejó las orejas caer, mas no tuvo
fuerzas ya para alzarse y llegar a su amo.

Éste al verlo desvió su mirada, enjugóse una lágrima, hurtando
prestamente su rostro al porquero, y al cabo le dijo:
“Cosa extraña es, Eumeo, que yazga tal perro en estiércol:
tiene hermosa figura en verdad, aunque no se me alcanza
si con ella también fue ligero en correr o tan sólo
de esa clase de canes de mesa que tienen los hombres
y los príncipes cuidan, pues suelen servirles de ornato.”

Respondístele tú, mayoral de los cerdos, Eumeo:
“Ciertamente ese perro es del hombre que ha muerto allá lejos
y si en cuerpo y en obras hoy fuese lo mismo que era,
cuando Ulises aquí lo dejaba al partirse hacia Troya,
pronto echaras tú mismo de ver su vigor y presteza.

Animal que él siguise a través de los fondos umbríos
de la selva jamás se le fue, e igual era en rastreo.
Mas ahora su mal le ha vencido: su dueño halló muerte
por extraño país, las mujeres de él no se acuerdan
ni le cuidan; los siervos, si falta el poder de sus amos,
nada quieren hacer ni cumplir con lo justo, que Zeus
el tonante arrebata al varón la mitad de su fuerza
desde el día que en él hace presa la vil servidumbre.”

Tal habló, penetró en el palacio de buena vivienda
y derecho se fue al gran salón donde estaban los nobles
pretendientes; y a Argos sumióle la muerte en sus sombras
no más ver a su dueño de vuelta al vigésimo año.

Imagen de portada: Theodore van Thulden – Ulysses, Disguised as a Beggar, Recognized by his Dog Argus

Anuncios

5 consejos para comprender la censura según los clásicos

A causa de la censura de una de las figuras más representativas del paleolítico, la Venus de Willendorf, por una de las redes sociales más conocidas, le queremos dedicar este artículo a la pequeña figurilla ante la constante política inquisitiva hacia las obras de arte que contienen desnudos.

Echando la vista atrás, nos encontramos la misma situación en las obras de Egon Shiele, las que fueron criticadas y dejadas de lado en su época, así como en nuestros días en algunos museos museos europeos.

Sin embargo, como mera anotación marginal, las obras más polémicas han sido y serán las pinturas de tema mitológico, ya que nuestras pintoras no podían acceder a las academias en la antigüedad, donde se daban lecciones de anatomía enfocadas, sobre todo, en los mitos grecorromanos.

Seguidamente, los daremos 5 motivos para poder tolerar los abusos de la censura.

1. “No sólo tenemos que vigilar a los poetas y obligarles o a representar en sus obras modelos de buen carácter o a no divulgarlas entre nosotros, sino que también hay que ejercer inspección sobre los demás artistas.” – Platón.

2. “La censura perdona a los cuervos y se ensaña con las palomas” – Juvenal.

3. “Algunas señales del que progresa en el estudio de la sabiduría: a nadie censura, a nadie alaba, no se queda de nadie, y no acusa a nadie, no habla de sí como si fuera o supiera algo.” – Epicteto.

4. “Nada es más fácil que censurar a los muertos.” – Julio César.

5. “La mejor forma de no ser criticado es no decir nada, no hacer nada, no ser nadie.” –
Aristóteles.

50 motivaciones para alcanzar el éxito

Autora: Mónica Encinas Fons

Todos queremos triunfar en nuestra vida, pero pocos logran diferenciarse de los demás y perseguir sus sueños, sean cualesquiera que sean. Por eso, y por muchas otras razones, debemos ser fieles a nuestras ideologías y nuestros objetivos, aunque nadie crea en ellos. Con disciplina y trabajo, conseguiremos nuestra meta soñada, y podremos disfrutar rodeados de nuestra familia de ese objetivo que tanto nos costó llegar y que, en tiempos arduos, casi abandonamos, sin darnos cuenta que era el motor que nos permitía sentirnos orgullosos de nuestros pasos.

Mientras tanto, los dejamos 50 citas de autores para iluminar el camino que han elegido.

1. Pocos hombres tienen la fuerza de carácter suficiente para alegrase del éxito de un amigo sin sentir cierta envidia – Esquilo.

2. A los ojos de los hombres, el éxito es un dios – Esquilo.

3. El buen éxito disculpa la temeridad – Séneca.

4. El requisito del éxito es la prontitud en las decisiones – Francis Bacon.

5. He tenido éxito en la vida. Ahora intento hacer de mi vida un éxito – Brigitte Bardot.

6. Los éxitos engendran los éxitos, como el dinero hace dinero – Chamfort.

7. El secreto del éxito en la vida del hombre consiste en estar dispuesto para aprovechar la ocasión que se le depare – Benjamin Disraeli.

8. La confianza en sí mismo es el primer secreto del éxito – Ralph W. Emerson.

9. El éxito tiene muchos padres, pero el fracaso es huérfano – John F. Kennedy.

10. El éxito es hijo seguro de la perseverancia y firmeza en el trabajo – Orison S. Marden.

11. El secreto del éxito en la vida del hombre consiste en estar dispuesto para aprovechar la ocasión que se le depare – Benjamin Disraeli.

12. Acechar la ocasión, asirla con audaz habilidad y aprovecharla con enérgica perseverancia, tales son las virtuales condiciones del éxitos – William L. Phelps.

13. El éxito debe medirse, no por la posición a que una persona ha llegado, sino por su esfuerzo por triunfar – Booker T. Washington.

14. Tienes que esperar grandes cosas de ti mismo antes de hacerlas -Michael Jordan.

15. Muchos de los fracasos en la vida son personas que no se dieron cuenta lo cerca que estaban del éxito cuando abandonaron -Thomas A. Edison.

16. Todos tus sueños se pueden convertir en realidad si tienes el coraje de perseguirlos -Walt Disney.

17. Veinte años más tarde estarás más decepcionado por las cosas que no hiciste que por las que hiciste -Mark Twain.

18. Cuando te encuentres a ti mismo al lado de la mayoría, es tiempo de parar y reflexionar – Mark Twain.

19. Sin continuo crecimiento y perseverancia, palabras como mejora, logro y éxito no tienen significado – Benjamin Franklin.

20. No he fracasado, he encotrado 10000 formas que no funcionan -Thomas A. Edison.

21. He encontrado que cuanto más trabajo, más suerte parece que tengo -Thomas Jefferson.

22. Si no estas dispuesto a arriesgar lo habitual, tendrás que conformarte con lo ordinario -Jim Rohn.

23. Hay dos tipos de personas que te dirán que no puedes marcar una diferencia en este mundo: los que tienen miedo a intentarlo y los que tienen miedo de que tengas éxito -Ray Goforth.

24. El éxito es saber tu propósito en la vida, crecer para alcanzar tu máximo potencial y plantar semillas que beneficien a otros -John C. Maxwell.

25. Brindemos por los locos, los inadaptados, los alborotadores, los buscadores de problemas, los que ven las cosas de forma distinta. No siguen las reglas y no tienen respeto por el status quo. Puedes criticarlos, estar en desacuerdo con ellos, glorificarlos o alabarlos. Pero lo único que no puedes hacer es ignorarlos, porque cambian las cosas. Empujan la raza humana hacia delante y mientras algunos los ven como locos, otros los ven como genios. Porque la gente que está lo suficientemente loca para pensar que pueden cambiar el mundo, son los que lo hacen – Steve Jobs.

26. Un hombre exitoso es el que es capaz de asentar una base con los ladrillos que otros le han tirado -David Brinkley.

27. La cuestión no es quién me va a dejar, es quién me va a parar -Ayn Rand.

28. El secreto de una vida exitosa es encontrar cual es tu destino y entonces hacerlo – Henry Ford.

29. El éxito es la suma de pequeños esfuerzos, repetidos día si y día también – Robert Collier.

30. El éxito es gustarte a ti mismo, gustarte lo que haces y gustarte cómo lo haces -Maya Angelou.

31. La razón número uno por la que la gente fracasa es porque escuchan a sus amigos, familia y vecinos – Napoleon Hill.

32. No hay fórmulas secretas para el éxito. Es el resultado de tu preparación, trabajo duro y aprender de los errores – Colin Powell.

33. El éxito no es el camino a la felicidad, la felicidad es el camino al éxito; si amas lo que haces tendrás éxito. –Albert Schweitzer.

34. El éxito no se trata de grandeza. Es sobre consistencia. Ser consistente en trabajar duro conlleva al éxito. La grandeza vendrá sola – Dwayne Johnson.

35. El éxito es donde la preparación y la oportunidad se encuentran – Bobby Unser.

36. El éxito consiste en ir de fracaso a fracaso sin perder el entusiasmo. –Winston Churchill.

37. Es importante celebrar el éxito, pero es más importante aprender bien de los fracasos – Bill Gates.

38. Muchas personas sueñan con el éxito, mientras que otras se levantan y hacen que pase – Wayne Huizenga.

39. Concentración y el trabajo duro son la verdadera clave del éxito. Mantén los ojos en la meta, y sigue tomando el siguiente paso hacia completarla. Si no estás seguro de qué manera hacer algo, hazlo de ambas maneras y observa qué funciona mejor – John Carmacka.

40. El éxito no es un destino, sino el camino que nos toca andar. Ser exitoso significa que estás trabajando duro y labrando tu propio camino – Marlon Wayans.

41. El éxito no es más que unas cuantas disciplinas, practicadas cada día – Jim Rohn.

42. A pesar de lo difícil que se ve la vida, siempre hay algo que puedes hacer para lograr el éxito – Stephen Hawking.

43. No te dejes sentir avergonzado por tus fracasos; aprende de ellos y vuelve a comenzar – Richard Branson.

44. No puedo decirte la fórmula para el éxito, pero sí puedo decirte la del fracaso: trata de complacer a todos –Herbert B. Swope.

45. Lo único que se interpone entre ti y tu sueño, es la voluntad de intentarlo y la creencia de que en realidad es posible – Joel Brown

46. La única manera de hacer un gran trabajo, es amar lo que haces. Si no lo has encontrado, sigue buscando. No te conformes – Steve Jobs

47. El fracaso es un requisito para el éxito. Si quieres triunfar rápido, duplica el número de tus fracasos – Brian Tracy

48. No juzgues cada día por la cosecha que has obtenido, sino por las semillas que has plantado – Robert Louis Stevenson

49. Si la oportunidad no llama, construye una puerta – Milton Berle

50. Nunca es demasiado tarde para ser lo que podría haber sido – George Eliot

Escultura: Perseo con la cabeza de Medusa, Cellini

La​ ​culminación​ ​de​ ​un​ ​éxito:​ ​Carlos​ ​García​ ​Gual

Después de muchos estudios de mitología y años de estudio sobre el mundo antiguo, nuestro escritor especialista en lenguas clásicas, Carlos García Gual (Palma de Mallorca, 1943), recibió ayer, el 30 de noviembre de este año, el asiento “J” de la Rae, que estaba vacante desde que murió el dramaturgo Francisco Nieva, el 10 de noviembre del año pasado. Fue elegido en una segunda votación, pues antes había sido doblemente candidato a​ ​ocupar​ ​la​ ​silla​ ​M​ ​junto​ ​con​ ​Rosa​ ​Montero.

La formación de este filólogo es excelente, porque aprendió de los mejores helenistas españoles: Manuel Fernández Galiano, Francisco Rodríguez Adrados y Luis Gil. Gracias a su educación y a su perseverancia pudo acceder a la cátedra de filología griega en la Universidad Complutense de Madrid, especializándose en la antigüedad clásica y literatura, formación que concluyó con la escritura de numerosos artículos y libros acerca de literatura clásica​ ​y​ ​medieval,​ ​filosofía​ ​griega​ ​y​ ​mitología​ ​en​ ​revistas​ ​clásicas.

Cabe​ ​destacar​ ​entre​ ​su​ ​producción​ ​las​ ​siguientes​ ​obras​ ​clásicas:​ ​​Los​​ orígenes de la ​novela, Primeras novelas europeas, ​Epicuro, ​Diccionario de mitos, ​Encuentros heroicos, ​Seis escenas griegas, ​Las Primeras novelas: desde las griegas y las latinas hasta la edad media o ​Prometeo, ​mito y literatura, aunque escribe también como crítico literario de libros en ​El País, ​Revista de Occidente, entre otras.

Asimismo, ha destacado como editor y colaborador de la revista ​Historia National Geographic. Sin embargo, la aportación más importante de este catedrático fue la dirección de dos colecciones de la Editorial Gredos (las obras griegas de la Biblioteca Clásica Gredos y la de clásicos universales, Biblioteca Universal Gredos), además de dos premios -bien merecidos- de traducción: ​Premio de traducción Fray Luis de León (1978) con ​Vida y hazañas de Alejandro de Macedonia de Pseudo Calístenes, y el Premio​​ Nacional ​(2002),​ ​por​ ​el​ ​conjunto​ ​de​ ​su​ ​obra​ ​de​ ​traducción.

Pues bien, las traducciones que ha realizado en nuestros días son la de la ​Odisea de Homero y las ​Vidas de filósofos ilustres de Diógenes Laercio en Alianza Editorial. Las últimas aportaciones que tiene la intención de conseguir dentro de esta institución son el estudio del léxico helénico -resaltando la formación de nuevas palabras, cuyas terminaciones son la de filia y fobia- en el vocabulario científico y médico y en la política, así como en la influencia que ejercerá para que el mundo helénico siga vigente en la actualidad, no en su progresiva desaparición del currículum escolar hoy en día, y sobre todo, en la esperanza que tenemos los de clásicas en que, ya desde su silla, puede modificar la terrible reducción del número de horas dedicadas a las Humanidades en la enseñanza​ ​secundaria,​ ​quien​ ​se​ ​muestra​ ​muy​ ​preocupado​ ​por​ ​cambiar.

Fotografía: Wikicommons

La mujer que quiso combatir: la Balada de Mulan

Autora: Mónica Encinas Fons

En esta entrega de la Villa, pasamos de la poesía de la Arabia Preislámica con la sensualidad de Imru´l Qays y el amor eterno de la poetisa Layla Al-Ajyaliyya, a la de la Antigua China de la mano de Hua Mulan. Todos conoceréis este personaje gracias a la maravillosa factoría de sueños de las películas de Disney. Pero nosotros hablaremos de quién era en realidad. Hua Mulan fue una mujer legendaria que se unió al ejército masculino disfrazada de guerrero con el fin de ocupar el lugar de su anciano padre, cuya fuente de su presencia es el texto narrativo chino, que se compuso en el siglo VI, conocido como La Balada de Mulan, durante el gobierno de la dinastía Tang, a pesar de que se haya discutido si era un personaje histórico o literario, pues el período en que sucede la historia es incierto, y fue enseñado en las escuelas de allí.

El argumento de esta historia es el siguiente: mientras Mulan estaba lavando ropa -como un día cualquiera-, escucha que el ejército está reclutando a gente; en ese preciso momento, decide disfrazarse de hombre con tal de salvar a su padre, que estaba demasiado enfermo y anciano para combatir en una guerra, ocupando su lugar. A continuación, Mulan va al campo de batalla con una mula y una espada de sus antepasados, luchando durante diez o doce años y consiguiendo a su vez el título de general.

Durante la contienda Mulan conoce un oficial, cuyo nombre era Jim Yong, del cual se enamoró. Tras terminar esta con el servicio militar, el emperador le entregó los más altos honores. Una vez que este conoció que era una mujer, su amor creció más, soñando incluso con casarse. Pero esta, al no querer continuar allí, le pide solamente un burro con tal de regresar a su casa. Después de esto, sus antiguos compañeros la visitan y descubren sorprendidos al verla que es una mujer por su vestido. Por último, el poema presenta la imagen de una liebre hembra -representada por Mulan- y otra macho -que son sus compañeros- corriendo juntos, siendo preguntado por un narrador si hubiese alguien que pudiera distinguirlos.

Por otra parte, gracias a la referencia del “Khan”, podemos fechar la composición del poema. Similar a la leyenda de Mulan es la historia de la emperatriz Fu Hao, esposa del emperador Wu Ding de la Dinastía Shang, que se convirtió en general de los ejércitos chinos.

La fuente del relato está en una canción popular de la Dinastía Wei del Norte (184-283 d. C.), cuyo nombre era La balada de Mulan, texto fechado en el siglo VI, que hemos conservado en la obra Music Bureau Collection, antología de lírica, de canciones y poemas recogidos por Guo Maoqin durante el siglo XI o XII, a pesar de que la mayoría de los relatos de su relato fueron agregados durante la dinastía de la Dinastía Tang. Otra presencia de nuestra protagonista la hallamos en la dinastía Ming, así como en otras dos obras más. Estas son: La femenina Mulan o la Heroína Mulan va a la guerra en el palacio de su padre, pieza de dos actos; y el Romance Sui-Tang, novela histórica del siglo XVII. En cuanto a las adaptaciones, nos encontramos una novela basada en dicha balada en el período tardío de la dinastía Ming (1368-1644), la película animada de Disney (1998), así como en numerosas obras de arte.

Tsi-tsi, tsi-tsi…
Está tejiendo Mulan
junto a la puerta.
De pronto cesa el telar,
y se oye un suspiro.
-¿Qué estás pensando, hija?
¿Qué es lo que te preocupa?
-Nada, padre, casi nada…
Es que ayer vi un edicto del Gran Khan
sobre el inicio del reclutamiento.
La lista viene en doce libros,
y en todos encuentro su nombre.
Usted no tiene hijo varón,
ni yo ningún hermano mayor.
Así que quería montar a caballo
y reemplazarle para ir a la guerra.
Compra Mulan un caballo fuerte
en el mercado del este,
una montura en el del oeste,
un freno en el del sur,
y un látigo en el del norte.
A la mañana siguiente,
se despide del padre y la madre.
Por la noche, se detiene
a la orilla del río Amarillo.
Ya no oye la afectuosa voz de sus padres,
sino furiosos rugidos de las olas.
De madrugada, otra vez parte
para pernoctar en el Monte Negro.
Tampoco oye a sus cariñosos padres,
sino furiosos rugidos de las olas.
De madrugada, otra vez parte
para pernoctar en el Monte Tártaro.
Presurosa marcha al campo de batalla,
deja atrás varias fortalezas
El gélido aire trae el duro son
de los gons de los veladores.
Las corazas, bajo un sol lánguido,
despiden un frigio brillo.

Tras cien combates muere el general,
y al cabo de diez años regresa la guerrera.
La recibe el monarca
en la sala de Audiencia.
La asciende al grado más alto
y le concede miles de onzas de oro.

Le pregunta qué piensa hacer.
Mulan le dice que no quiere ser
ni mandarín ni funcionario.
Sólo pide un camello
para volver a casa.
Recibida la noticia,
sus padres, ya muy ancianos,
apoyados uno en el otro,
van a la entrada del pueblo a su encuentro.
Recibida la noticia,
su hermana se adorna ante la ventana.
Recibida la noticia,
su hermanito afila la cuchilla
para matar cordero y cerdo.

Mulan abre la puerta del pabellón este.
Sentada en el lecho del pabellón oeste,
se quita su ropa de combate
y se pone la de doncella.
Junto a la ventana, ante el tocador,
se peina y se maquilla.
Sale a ver a sus compañeros,
que se quedan con la boca abierta.
«Luchando doce años codo a codo,
nunca supimos que era muchacha».

Cuando corren por el campo
una pareja de liebres,
¿quién podrá distinguir
entre el macho y la hembra?

Cuadro: Hua Mulan (Fuente no identificada).

 

 

 

 

Hachiko, el perro fiel (Hachi: A Dog’s Tale, 2009)

Autora: Mónica Encinas Fons

Después de nuestra primera entrega fílmica Un gato callejero llamado Bob, donde podemos ver un hermoso ejemplo de un gato leal a su dueño, esta vez nos centraremos en la fidelidad de un perro japonés de raza akita, cuyo nombre era Hachiko. Esta película fue un remake de otra de 1987 titulada Hachiko Monogatari, dirigida por Seijiro Koyama, en la que se cuenta la historia del perro (desde su nacimiento hasta su muerte, con un reencuentro espiritual con su amo). En esta ocasión, la historia se ubica en Estados Unidos y narra la relación entre el perro y el profesor de música -interpretado por Richard Gere- en una época más actual.

Esta historia está basada en la historia de real de Hachiko (1923-1935) y el profesor Eisaburo Ueno, en la que se nos cuenta la rutina de este perro que le acompañaba a la estación de trenes de Shibuya, para despedirse de su amo todos los días cuando se dirigía al trabajo, así como al final del día para recibirlo en el mismo lugar y a la misma hora, hasta nueve años después de la muerte de su dueño -producida por un paro cardíaco mientras daba sus clases en la Universidad de Tokio-, en 1925. Quienes frecuentraban esa estación llamaban a Hachiko el perro fiel, debido a su demostración de lealtad infinita.

En abril de 1934, una estatua de Bronce fue erigida en esa misma estación en presencia del perro. Un año después, el 9 de marzo de 1935, Hachiko murió de un cáncer terminal y una filarisis en el corazón frente a la estación, siempre con la esperanza de que su amo fuera a buscarlo para regresar a casa.

Portada: Fotografía de Hachiko (1935).

Enlace a la película:

El valor de la amistad en la vejez: Arrugas (Ignacio Ferreras, 2011)

Autor: Mónica Encinas Fons

Arrugas, película de animación española basada en la novela gráfica de Paco Roca, nos cuenta la amistad entre dos ancianos, Emilio y Miguel, en una residencia, y sus circunstancias. Uno de ellos, Emilio, acaba desarrollando la enfermedad de Alzheimer, tema principal de la cinta tratado con suma delicadeza. Así pues, esta historia está basada en las experiencias de familiares y conocidos del autor del tebeo.

Emilio y Miguel tienen que combatir cada día contra el paso del tiempo, ya que se convierten en los únicos ancianos de este lugar que se mantienen en constante evolución. Este aspecto se observa claramente en el hecho de que Miguel ha de romper su coraza que le impide disfrutar con plenitud de la vejez y comprender el poco tiempo de vida que le queda, para ayudar a su compañero -en vez de aprovecharse-, el cual, al final, es absorbido lentamente por la enfermedad, reflexionando de este modo en la situación desoladora de nuestros ancianos.

Fotografía: Anziani vacresi, Abcgrafiche. CC BY 2.5 it.

Película:

La rabiosa melancolía de Juan Marsé

Autor: Daniel Álvarez Bermúdez.

Vamos directo a la confesión del pecado: la primera novela que tuve entre mis manos de Juan Marsé fue Últimas tardes con Teresa, considerada por muchos una de sus mejores obras, incluso por encima del crudo y fascinante relato de Si te dicen que caí. Antes de continuar, también he de confesar que soy un novato en lo relativo a este autor, ya que hace poco más de un año que tuve la oportunidad de asomarme a su trabajo. Finalmente, debo decir en mi defensa que, desde el momento en que acabé las Últimas tardes, me es imposible alejarme de la lectura de este grandioso escritor catalán. Y es que a pesar de ser odiado por muchos y alabado por otros, el premio Cervantes es un indiscutible referente de la narrativa en lengua española del Siglo XX.

Si bien resultan polémicas muchas de las declaraciones de Marsé en temas como la política lingüística catalana o la crítica a la sociedad burguesa de la Barcelona de posguerra, Juan Marsé pinta magistralmente un retrato crudo de la naturaleza de las pasiones humanas y pone de relieve las denuncias más rabiosas de los de abajo. Personajes como el Capitán Blay o el mítico Daniel nos transportan a melancólicos parajes en los que la pobreza, la desigualdad y el horror de los crímenes humanos son parte del día a día.

Como ya he dicho, las Últimas tardes con Teresa fue la primera novela de Marsé que llegó a mis manos y quizá es mi favorita hasta el momento. En ella, se cuenta la historia del Pijoaparte, un joven charnego de los arrabales de Barcelona, y de Teresa, una joven universitaria encaprichada con los movimientos sociales obreros. Como puede suponerse, la historia de amor entre estos dos personajes es uno de los hilos conductores de la narración; sin embargo, nada más alejado de un romance idílico: el Pijoaparte es un ladrón de motocicletas con un fuerte espíritu arribista, capaz de mentir y pasar sobre su propia dignidad para complacer su anhelado ascenso a una sociedad que lo rechaza. A pesar de ello, sus sentimientos se revelan como profundamente auténticos y lo dotan de una sensibilidad particular que lo lleva a vivir su amor por Teresa de una forma tan pasional como cinematográfica, siendo este último aspecto uno de los más espectaculares de esta novela, pues en más de una ocasión Marsé pone en marcha escenas dignas de la pantalla grande. Un ejemplo de ello son los viajes en el descapotable de Teresa a toda velocidad, con su cabello suelto al aire a través de la noche y sus tersos labios acariciando las ráfagas de adrenalina de su cuerpo y el de Pijoaparte.

Teresa llevaba una blusa a rayas de cuello corto y un rojo pañuelo de seda que flotaba al viento con sus cabellos. Tenía la radio encendida y se oía un cha-cha-cha. El murciano, que nunca había experimentando la emoción de la velocidad en un coche sport, miraba alternativamente el haz de luz de los faros sobre el asfalto, el cuenta-kilómetros (la aguja pasaba ya de los ciento veinte) y el delicioso perfil de Teresa, mientras con una mano se agarraba firmemente al cristal delantero, y mantenía el otro brazo sobre el respaldo del asiento de la muchacha. “¿Te gusta correr?”, le gritó Teresa. Él asintió vagamente con la cabeza. Sentía en las sienes el golpeteo de su propio cabello atezado y en el rostro la furia del viento pegándose, adheriéndose a la piel como una máscara cálida, mientras que en alguna parte un dulce zumbido iba en aumento y lo llenaba todo. La velocidad era cada vez mayor, y el zumbido se hacía cada vez más agudo y delgado, subía, subía primero por su vientre y luego por su pecho y de pronto inundó sus sentidos y se diluyó en una plenitud silenciosa, sideral, en una pueril emoción de luz de luna, de ingravidez…

De igual manera, El amante bilingüe es otra de mis obras favoritas de Marsé, en donde nos cuenta una vez más el sórdido romance entre dos personajes pertenecientes a estratos sociales diferentes. En esta novela, el escritor catalán nos narra una historia de amor que termina por despedazar la identidad y realidad de Marés, un músico vagabundo que estuvo casado con Norma, una mujer perteneciente a la alta burguesía catalana y asesora del departamento de política lingüística. A través de las drásticas transformaciones de Marés, el relato nos lleva por una crítica ácida a la sociedad catalanista, caracterizada por la esquizofrenia de una identidad nacional que reniega de todo aquello que es ajena a su normativa (especialmente en los aspectos relacionados a la lengua). Muestra de ello es la gradual locura de Marés, quien termina por asumirse como Faneca, un chulo charnego que busca seducir a como dé lugar a la esposa de Marés. Al final, todo termina en la paródica apoteosis del Torero enmascarado, un personaje que se define como mestizo y que retrata con sorna los prejuicios más evidentes de una Barcelona incómoda.

Pué mirizté, en pimé ugá me’n fotu e menda yaluego de to y de toos i així finson vostè vulgui poque nozotro lo mataore catalane volem toro catalane, digo, que menda s’integra en la Gran Encisera hata onde le dejan y hago con mi jeta lo que buenamente puedo, ora con la barretina ora con la montera, o zea que a mí me guta el mestizaje, zeñó, la barreja el combinao, en fin, s’acabat l’explicació i el bròquil, echusté una moneíta, joé, no sigui tan garrapo ni tan roñica, una pezetita, cony, azi me guta, rumbozo, vaya uzté con Dio i passiu-ho bé, senyor…

No me queda más que invitarlos a adentrarse en las novelas de Marsé y desantrañar esos detalles que sólo la lectura puede dar.

Pintura: Desnudo de mujer con sombrero, Ernst Ludwig Kirchner.

Un Gato Callejero Llamado Bob: una segunda oportunidad de vida

Autora: Mónica Encinas Fons

Hay películas que marcan nuestra vida por los valores humanos que desprenden; esta es una de ellas. James Bowen, músico callejero de Londres y adicto a la heroína y la metadona, se cruza un día con Bob, un gato abandonado y herido. En ese preciso momento, entablan una sincera amistad que les hará convertirse en compañeros de viaje y avanzar paso a paso en el duro proceso por abandonar las drogas de su dueño.

Pintura: L’enfant au chat, Pierre Auguste Renoir

LA VILLA CONVOCA: ¡tómale una foto al mundo clásico en tu ciudad!

Las cultura clásica ha inspirado a miles de artistas plásticos alrededor del mundo. Estés donde estés, siempre encontrarás alguna escultura o pintura de temática grecolatina: es algo inevitable. En La Villa de los Papiros queremos conocer tu mundo y te invitamos a participar en nuestra convocatoria. Tan sólo sácale una foto a los espacios de tu ciudad donde se encuentren esculturas de temática clásica.

Mándalas al correo lavillapuntocom@gmail.com, especificando el sitio y tu nombre completo.

¡Tenemos sorpresas para nuestros participantes!