Makura no Sōshi, un elogio a la cotidianidad femenina

Pocas veces explorada por los públicos “occidentales”, la literatura clásica japonesa posee joyas de extraordinaria belleza artística y documental como lo es el famoso “Libro de la almohada” o Makura no Sōshi de Sei Shōnagon, la enigmática escritora y ayudante de la emperatriz Sadako, quien gobernó hacia finales del siglo X, durante la Era Heian (794-1185). Durante esta época, la literatura tenía una fuerte presencia en los ámbitos femeninos, principalmente en el ámbito poético y epistolar. De hecho, el desarrollo de la escritura conocida como hiragana, una simplificación fonética de los kanjis o ideogramas chinos, está asociado a la educación de las mujeres, quienes tenían vedado el aprendizaje de los ideogramas chinos por ser considerados como demasiado complejos. Y esta obra, el Libro de la Almohada, es una de las primeras escritas en a partir de este silabario.

54e2aedfbefe2Sei Sei Shōnagon en la corte imperial, Chikanobu.

A Sei Shōnagon se le conoce por sus delicadas descripciones del ambiente cortesano y por ser una de las escritoras pioneras de un género propio de la literatura japonesa: el  zuihitsu o ensayo “al correr del pincel”, en donde es posible encontrar fragmentos dispersos tanto de sentimientos o sensaciones específicas, así como breves narraciones de su acontecer diario sobre cualquier tema de la vida cotidiana al servicio de la emperatriz Sadako.

6951b83ba4fdff832024ecd6ef50947a (1)Representación anónima de Shōnagon

Con un estilo sobrio y anecdótico, el Libro de la Almohada nos muestra la intimidad de los ojos y la mente de Shōnagon, sin dejar del lado la imagen de una mujer intelectualmente capaz y dotada de un ingenio sobresaliente. En no pocos pasajes del libro, se puede comprobar esta afirmación y disfrutar de cada una de las pinceladas de esta magnífica escritora, que inspiró más de mil años después al cineasta Peter Greenaway para la realización de su obra The Pillow Book.

312px-Sei_ShonagonSei Shōnagon de Kikuchi Yōsai.

En el Libro de la almohada destacan sobre todo las listas en las que enumera diferentes elementos sobre una temática determinada, agrupando situaciones de acuerdo a su criterio o simplemente trazando imágenes y perfiles de una misma idea. No olvidemos que se trata, ante todo, de un diario íntimo sobre sus experiencias, un retrato de su intimidad. A continuación, como ya es costumbre, les dejamos breves fragmento de Makura no Sōshi, un auténtico elogio de la cotidianidad femenina.

25. Árboles en Flor

Capullos de ciruelo, más claros o más oscuros, y sobre todo los bien rojos, me llenan de felicidad. También me gustan las delgadas ramas de los cerezos, con sus pétalos y las hojas de un tinte rojo. Graciosa es la glicina con sus ramas inclinadas por sus racimos de pétalos de color delicado.

Los pimpollos púrpura de la paulonia son una delicia. Debo confesar que no me agrada el aspecto de sus hojas tan anchas cuando se abren… Pero no puedo referirme a la paulonia del mismo modo que lo hago con los otros árboles, pues es en ella donde el grandioso y famoso pájaro de China anida, y esta idea me colma de admiración. Por otra parte, es el árbol que proporciona la madera para los laúdes de los que salen sonidos tan bellos. ¿Cómo pude emplear un término tan común como ”delicia”? La paulonia no es una delicia, es magnífica.

63.  Cosas embarazosas

Mientras estoy con una visita, escucho como los sirvientes conversan desenfadadamente en las habitaciones de atrás. Es embarazoso que nuestro visitante puede llegar a oírlos. Pero ¿cómo detenerlos?

Haber hablado de alguien sin sospechar que podía oírnos. Es embarazoso aun si era sobre un criado o alguna otra persona completamente insignificante.

Un ignorante que en presencia de algunas personas instruidas se da aires de sabihondo y conversa sobre hombres de otros tiempos.

110. Cosas que aunque lejanas son próximas

El Paraíso.

La trayectoria de un bote.

Las relaciones entre un hombre y una mujer.

117. Personas que parecen complacidas

Un hombre que ha conseguido el puesto de chambelán para su querido hijo en un momento en el que la competencia es muy fuerte.

Un hombre joven que ha sido elegido entre varios candidatos para ser adoptado como yerno.

Un jugador en un juego de rimas ocultas que rápidamente descubre el ideograma encubierto.

Anuncios

Ta´abbata Sharran, el poeta bandolero que expresó mejor el deseo de venganza

Algunos de los poetas más representativos de la poesía preislámica, como los bandoleros, cuyos autores a destacar son Shanfara y Ta´abbata Sharran del cual hablaremos más detenidamente, fueron considerados anticonvencionales tanto en su vida como en su obra poética por asaltar en los caminos y vivir de la rapiña, además de ser individuos fuera de la ley que la mayoría de ellos pertenecían a la tribu de Hudayl, situada al sur de la Meca,y estaban regidos por el concepto de honor o deshonor.

Islamic-Calligram-Everitte-Barbee

Pues bien, las conductas antisociales que hallamos en estos poemas son: no convivían con otros seres humanos, salvo sus compañeros que estaban con fieras salvajes, así como se sentían orgullosos de ello; vivían en cuevas; no querían ser enterrados, y renunciaban al amor.

post-353938-216339_0

Ta´abbata Sharran, más conocido con el sobrenombre de “El que lleva el mal bajo el brazo” a causa de llevar debajo del brazo un arma, ganó fama por su fino oído al escuchar, en una ocasión, cuando estaba cerca de un punto de agua con un amigo, el enemigo que se estaba acercando y también por ser el poeta que mejor expresó el deseo de venganza según Goethe. En estos versos que presentamos a continuación, nos describe con magistralidad una relación con una gula del desierto (una gula era un ser del desierto que habitaba en los lugares solitarios), sometiéndose sexualmente a ella.

Negra se me apareció cuando desgarré sus ropas
dejándolas cual coleto por el que asoma el seno;
hasta que llegó la noche y ella rasgó su ropa negra.

Pasé la noche escrutando sus movimientos a la luz de un fuego
hasta tenerla cerca.

Qué monstruosa eres, compañera.
Reclamé su vulva y entonces se giró con un rostro aterrador
y se me apareció una gūla.

Le dije: mírame, que me veas.
Volvió la cara y me tomó por un gūl.
Entonces se acercó a gatas como hacen las hijas de los genios,
excitada a no poder más.

Cuando empezó a flaquear la golpeé con una roca;
entonces se afiló y ya no vi sus formas
hasta convertirse en una lagartija del desierto
con dos túnicas sin hilar de hojas de ţalḥ.

Quien pregunte por el vestido de mi compañera
sepa que en la arena mora.

Cuando me propongo algo me comporto a la altura
y lo que digo lo llevo a cabo.

Caligrafía de Everitte Barbee.

Sabiduría de la brevedad: consejos de Baltasar Gracián y el Oráculo manual

Dentro de su discreto lugar en la historia de la literatura, Baltasar Gracián es capaz de enseñarnos importantes lecciones acerca de la brevedad y la sabiduría condensada en pocas palabras. Pocos exponentes como el jesuita, nacido en el año 1603, en Zaragoza, de lo que significa la síntesis y el comentario. En obras como el Oráculo manual y arte de prudencia, se disfruta del aforismo en su más plena expresión dentro de la lengua española de aquel siglo XVII.

Baltasar_Gracian_21772.jpg_1306973099
Baltasar Gracián © J. Bedmar/Iberfoto

Gracián fue un hombre polémico dentro del círculo de jesuitas, aunque nunca motivo de censura expresa. Y si algo enseña este autor es a comportarse de acuerdo a una determinada situación de acuerdo a los principios de la prudencia y su contraparte, la imprudencia.

bellini-prudencia-pintores-y-pinturas-juan-carlos-boveri
Giovanni Bellini, cuatro alegorías: la prudencia.

A continuación les dejamos algunos aforismos de este magnífico autor. A decir nuestro: breve, pero sustancioso y jugoso.

42. Del natural imperio. Es una secreta fuerça de superioridad. No ha de proceder del artificio enfadoso, sino de un imperioso natural. Sugétansele todos sin advertir el cómo, reconociendo el secreto vigor de la conatural autoridad. Son estos Genios señoriles, Reyes por mérito y Leones por privilegio inato, que cogen el coraçón, y aun el discurso, a los demás, en fe de su respeto. Si las otras prendas favorecen, nacieron para primeros mobles políticos, porque executan más con un amago que otros con una proligidad.

61. Eminencia en lo mejor. Una gran singularidad entre la pluralidad de perfecciones. No puede aver Héroe que no tenga algún extremo sublime: las medianías no son assunto del aplauso. La eminencia en relevante empleo saca de un ordinario vulgar y levanta a categoría de raro. Ser eminente en professión Humilde es ser algo en lo poco; lo que tiene más de lo deleitable, tiene menos de lo glorioso. El excesso en aventajadas materias es como un carácter de soberanía: solicita la admiración y concilia el afecto.

80. Atención al informarse. Vívese lo más de información. Es lo menos lo que vemos; vivimos de fe agena. Es el oído la puerta segunda de la verdad y principal de la mentira. La verdad ordinariamente se ve, extravagantemente se oye; raras vezes llega en su elemento puro, y menos quando viene de lejos; siempre trae algo de mixta, de los afectos por donde passa; tiñe de sus colores la passión quanto toca, ya odiosa, ya favorable. Tira siempre a impressionar: gran cuenta con quien alaba, mayor con quien vitupera. Es menester toda la atención en este punto para descubrir la intención en el que tercia, conociendo de antemano de qué pie se movió. Sea la reflexa contraste de lo falto y de lo falso.

108. Atajo para ser persona: saberse ladear. Es mui eficaz el trato. Comunícanse las costumbres y los gustos. Pégase el genio, y aun el ingenio sin sentir. Procure, pues, el pronto juntarse con el reportado; y assí en los demás genios, con éste conseguirá la templança sin violencia: es gran destreza saberse atemperar. La alternación de contrariedades hermosea el universo y le sustenta, y si causa armonía en lo natural, mayor en lo moral. Válgase desta política advertencia en la elección de familiares y de famulares, que con la comunicación de los extremos se ajustará un medio mui discreto.

Pintura de portada: Virtù Cardinali e Teologali e la Legge, Rafael Sanzio.

 

Biografías poéticas: poetas del Al-Andalus, segunda parte

Luego de un breve periodo de descanso, continuamos con nuestros contenidos habituales. Prometemos ser más constantes, queridos lectores. Y para retomar actividades, presentamos la segunda parte de esta serie de poetas que vivieron durante este periodo de la antigua Península. Es el turno de Ibn al-Haddad, uno de los poetas cortesanos más reconocidos debido a su cultivo de las artes en general, además de la matemáticas, la filosofía y la teoría musical, destacando por ser un hábil compositor de laúd.

Agua y fuego

Mis párpados nada más ver a Muwayra son rojo con fuego,
fuego que me quema, que no es lo que yo pido.

Agua tú eras, como el agua que en mis manos sostengo
y fuego eres para mí, que mantengo en mis entrañas.

Nasir-al-Mulk-moschea_02.jpg


Cautivo Romántico

De verdad son mi llorar y mi suspirar rítmicos.

Confieso que lo que tengo dentro de mí es igual.

¿Por qué he de ocultar yo lo que es sistemático
si la palidez lo manifiesta en mí como auténtico?

¡Cómo obtener la satisfacción del amor tiránico,
si mi corazón es un cautivo romántico!

Nasir al-Mulk moschea


Al rojo vivo

Que tus ojos me hieren en las entrañas al rojo vivo
como mis ojos te hieren en las mejillas al rojo vivo.

Herida por herida: ¡por una sobre otra y que seas feliz!

Estoy herida por tu súbito abandono. ¿Cuál es la razón?

Nasir al-Mulk moschea


Fotografías: Nasir al-Mulk en Shiraz, Irán.

5 consejos para comprender la censura según los clásicos

A causa de la censura de una de las figuras más representativas del paleolítico, la Venus de Willendorf, por una de las redes sociales más conocidas, le queremos dedicar este artículo a la pequeña figurilla ante la constante política inquisitiva hacia las obras de arte que contienen desnudos.

Echando la vista atrás, nos encontramos la misma situación en las obras de Egon Shiele, las que fueron criticadas y dejadas de lado en su época, así como en nuestros días en algunos museos museos europeos.

Sin embargo, como mera anotación marginal, las obras más polémicas han sido y serán las pinturas de tema mitológico, ya que nuestras pintoras no podían acceder a las academias en la antigüedad, donde se daban lecciones de anatomía enfocadas, sobre todo, en los mitos grecorromanos.

Seguidamente, los daremos 5 motivos para poder tolerar los abusos de la censura.

1. “No sólo tenemos que vigilar a los poetas y obligarles o a representar en sus obras modelos de buen carácter o a no divulgarlas entre nosotros, sino que también hay que ejercer inspección sobre los demás artistas.” – Platón.

2. “La censura perdona a los cuervos y se ensaña con las palomas” – Juvenal.

3. “Algunas señales del que progresa en el estudio de la sabiduría: a nadie censura, a nadie alaba, no se queda de nadie, y no acusa a nadie, no habla de sí como si fuera o supiera algo.” – Epicteto.

4. “Nada es más fácil que censurar a los muertos.” – Julio César.

5. “La mejor forma de no ser criticado es no decir nada, no hacer nada, no ser nadie.” –
Aristóteles.