Dafnis y Cloe, el descubrimiento del primer amor

Dafnis y Cloe, novela pastoril de Longo de Lesbos, escrita en el siglo II, nos narra de forma magistral los amores de dos adolescentes que fueron abandonados y amamantados por sendas cabras, a modo de Rómulo y Remo, y encontrados por dos pastores en un bosque. El surgimiento del amor es experimentado por parte de cada uno como algo desconocido y maravilloso, aunque a lo largo de la obra tendrán que luchar con diferentes obstáculos: Cloe frente a los piratas que la raptan; Dafnis ante una prostituta que le enseña las artes amatorias.

Así pues, conocen y experimentan tanto el amor como el erotismo en todas sus facetas al contemplarse durante un baño:

“Καὶ ἐλθὼν ἅμα τῇ Χλόῃ πρὸς τὸ νυμφαῖον τῇ μὲν ἔδωκε καὶ τὸν χιτωνίσκον καὶ τὴν πήραν φυλάττειν, αὐτὸς δὲ τῇ πηγῇ προστὰς τήν τε κόμην καὶ τὸ σῶμα πᾶν ἀπελούετο. Ἦν δὲ ἡ μὲν κόμη μέλαινα καὶ πολλή, τὸ δὲ σῶμα ἐπίκαυτον ἡλίῳ· εἴκασεν ἄν τις αὐτὸ χρώζεσθαι τῇ σκιᾷ τῆς κόμης. Ἐδόκει δὲ τῇ Χλόῃ θεωμένῃ καλὸς ὁ Δάφνις, ὅτι δὲ μὴ πρότερον αὐτῇ καλὸς ἐδόκει, τὸ λουτρὸν ἐνόμιζε τοῦ κάλλους αἴτιον. Καὶ τὰ νῶτα δὲ ἀπολουούσης ἡ σὰρξ καθυπέπιπτε μαλθακή, ὥστε λαθοῦσα ἑαυτῆς ἥψατο πολλάκις, εἰ τρυφερωτέρα εἴη πειρωμένη. Καὶ τότε μὲν – ἐπὶ δυσμαῖς γὰρ ἦν ὁ ἥλιος – ἀπήλασαν τὰς ἀγέλας οἴκαδε καὶ ἐπεπόνθει Χλόη περιττὸν οὐδέν, ὅτι μὴ Δάφνιν ἐπεθύμει λουόμενον ἰδέσθαι πάλιν.

Llegándose con Cloe a la cueva de las Ninfas le da a guardar su ropilla y su zurrón. Se acerca al manantial y se lava el pelo y todo el cuerpo. Y era su melena negra y abundante, y estaba tostado por el sol: se hubiera podido imaginar que el color de su piel se lo daba la sombra del cabello. Y a Cloe, que lo miraba, le parecía que Dafnis era hermoso, y, como antes no le parecía así, dedujo que el baño era el causante de esta belleza. Y también, mientras le lavaba la espalda, la carne le resultaba blanda al tacto, de modo que a escondidas muchas veces Cloe se tocaba para probar si su cuerpo era aún más delicado. Entonces (pues el sol se ponía), llevaron de recogido los rebaños a sus casas, y Cloe no sentía ningún otro deseo que el de volver a contemplar a Dafnis en el baño (Libro I, 13, 1-3)”.

A continuación, te dejamos 10 obras de arte que nos ilustran el amor que se profesaban estos jóvenes:

 

Anuncios