50 motivaciones para alcanzar el éxito

Autora: Mónica Encinas Fons

Todos queremos triunfar en nuestra vida, pero pocos logran diferenciarse de los demás y perseguir sus sueños, sean cualesquiera que sean. Por eso, y por muchas otras razones, debemos ser fieles a nuestras ideologías y nuestros objetivos, aunque nadie crea en ellos. Con disciplina y trabajo, conseguiremos nuestra meta soñada, y podremos disfrutar rodeados de nuestra familia de ese objetivo que tanto nos costó llegar y que, en tiempos arduos, casi abandonamos, sin darnos cuenta que era el motor que nos permitía sentirnos orgullosos de nuestros pasos.

Mientras tanto, los dejamos 50 citas de autores para iluminar el camino que han elegido.

1. Pocos hombres tienen la fuerza de carácter suficiente para alegrase del éxito de un amigo sin sentir cierta envidia – Esquilo.

2. A los ojos de los hombres, el éxito es un dios – Esquilo.

3. El buen éxito disculpa la temeridad – Séneca.

4. El requisito del éxito es la prontitud en las decisiones – Francis Bacon.

5. He tenido éxito en la vida. Ahora intento hacer de mi vida un éxito – Brigitte Bardot.

6. Los éxitos engendran los éxitos, como el dinero hace dinero – Chamfort.

7. El secreto del éxito en la vida del hombre consiste en estar dispuesto para aprovechar la ocasión que se le depare – Benjamin Disraeli.

8. La confianza en sí mismo es el primer secreto del éxito – Ralph W. Emerson.

9. El éxito tiene muchos padres, pero el fracaso es huérfano – John F. Kennedy.

10. El éxito es hijo seguro de la perseverancia y firmeza en el trabajo – Orison S. Marden.

11. El secreto del éxito en la vida del hombre consiste en estar dispuesto para aprovechar la ocasión que se le depare – Benjamin Disraeli.

12. Acechar la ocasión, asirla con audaz habilidad y aprovecharla con enérgica perseverancia, tales son las virtuales condiciones del éxitos – William L. Phelps.

13. El éxito debe medirse, no por la posición a que una persona ha llegado, sino por su esfuerzo por triunfar – Booker T. Washington.

14. Tienes que esperar grandes cosas de ti mismo antes de hacerlas -Michael Jordan.

15. Muchos de los fracasos en la vida son personas que no se dieron cuenta lo cerca que estaban del éxito cuando abandonaron -Thomas A. Edison.

16. Todos tus sueños se pueden convertir en realidad si tienes el coraje de perseguirlos -Walt Disney.

17. Veinte años más tarde estarás más decepcionado por las cosas que no hiciste que por las que hiciste -Mark Twain.

18. Cuando te encuentres a ti mismo al lado de la mayoría, es tiempo de parar y reflexionar – Mark Twain.

19. Sin continuo crecimiento y perseverancia, palabras como mejora, logro y éxito no tienen significado – Benjamin Franklin.

20. No he fracasado, he encotrado 10000 formas que no funcionan -Thomas A. Edison.

21. He encontrado que cuanto más trabajo, más suerte parece que tengo -Thomas Jefferson.

22. Si no estas dispuesto a arriesgar lo habitual, tendrás que conformarte con lo ordinario -Jim Rohn.

23. Hay dos tipos de personas que te dirán que no puedes marcar una diferencia en este mundo: los que tienen miedo a intentarlo y los que tienen miedo de que tengas éxito -Ray Goforth.

24. El éxito es saber tu propósito en la vida, crecer para alcanzar tu máximo potencial y plantar semillas que beneficien a otros -John C. Maxwell.

25. Brindemos por los locos, los inadaptados, los alborotadores, los buscadores de problemas, los que ven las cosas de forma distinta. No siguen las reglas y no tienen respeto por el status quo. Puedes criticarlos, estar en desacuerdo con ellos, glorificarlos o alabarlos. Pero lo único que no puedes hacer es ignorarlos, porque cambian las cosas. Empujan la raza humana hacia delante y mientras algunos los ven como locos, otros los ven como genios. Porque la gente que está lo suficientemente loca para pensar que pueden cambiar el mundo, son los que lo hacen – Steve Jobs.

26. Un hombre exitoso es el que es capaz de asentar una base con los ladrillos que otros le han tirado -David Brinkley.

27. La cuestión no es quién me va a dejar, es quién me va a parar -Ayn Rand.

28. El secreto de una vida exitosa es encontrar cual es tu destino y entonces hacerlo – Henry Ford.

29. El éxito es la suma de pequeños esfuerzos, repetidos día si y día también – Robert Collier.

30. El éxito es gustarte a ti mismo, gustarte lo que haces y gustarte cómo lo haces -Maya Angelou.

31. La razón número uno por la que la gente fracasa es porque escuchan a sus amigos, familia y vecinos – Napoleon Hill.

32. No hay fórmulas secretas para el éxito. Es el resultado de tu preparación, trabajo duro y aprender de los errores – Colin Powell.

33. El éxito no es el camino a la felicidad, la felicidad es el camino al éxito; si amas lo que haces tendrás éxito. –Albert Schweitzer.

34. El éxito no se trata de grandeza. Es sobre consistencia. Ser consistente en trabajar duro conlleva al éxito. La grandeza vendrá sola – Dwayne Johnson.

35. El éxito es donde la preparación y la oportunidad se encuentran – Bobby Unser.

36. El éxito consiste en ir de fracaso a fracaso sin perder el entusiasmo. –Winston Churchill.

37. Es importante celebrar el éxito, pero es más importante aprender bien de los fracasos – Bill Gates.

38. Muchas personas sueñan con el éxito, mientras que otras se levantan y hacen que pase – Wayne Huizenga.

39. Concentración y el trabajo duro son la verdadera clave del éxito. Mantén los ojos en la meta, y sigue tomando el siguiente paso hacia completarla. Si no estás seguro de qué manera hacer algo, hazlo de ambas maneras y observa qué funciona mejor – John Carmacka.

40. El éxito no es un destino, sino el camino que nos toca andar. Ser exitoso significa que estás trabajando duro y labrando tu propio camino – Marlon Wayans.

41. El éxito no es más que unas cuantas disciplinas, practicadas cada día – Jim Rohn.

42. A pesar de lo difícil que se ve la vida, siempre hay algo que puedes hacer para lograr el éxito – Stephen Hawking.

43. No te dejes sentir avergonzado por tus fracasos; aprende de ellos y vuelve a comenzar – Richard Branson.

44. No puedo decirte la fórmula para el éxito, pero sí puedo decirte la del fracaso: trata de complacer a todos –Herbert B. Swope.

45. Lo único que se interpone entre ti y tu sueño, es la voluntad de intentarlo y la creencia de que en realidad es posible – Joel Brown

46. La única manera de hacer un gran trabajo, es amar lo que haces. Si no lo has encontrado, sigue buscando. No te conformes – Steve Jobs

47. El fracaso es un requisito para el éxito. Si quieres triunfar rápido, duplica el número de tus fracasos – Brian Tracy

48. No juzgues cada día por la cosecha que has obtenido, sino por las semillas que has plantado – Robert Louis Stevenson

49. Si la oportunidad no llama, construye una puerta – Milton Berle

50. Nunca es demasiado tarde para ser lo que podría haber sido – George Eliot

Escultura: Perseo con la cabeza de Medusa, Cellini

Anuncios

Dificultades del latín: tema de presente (primera parte)

El aprendizaje de cualquier idioma requiere de mucha constancia, disciplina y horas de estudio, lo que a veces no es del todo satisfactorio, sobre todo en las lenguas clásicas, pues necesitan y se nutren de todo nuestro tiempo, mermando nuestra vida social. Asimismo, comparándolas con otras artes, como la pintura y la música, es necesaria la dedicación constante y cotidiana, para que en un futuro, sus resultados sean maravillosos.

Empezaremos esta sección de lengua latina con los temas de morfología y fonética más complicados para entender la gramática histórica de este idioma. Los temas que trataremos a lo largo de estos días serán: las declinaciones del sustantivo (las cinco declinaciones), el adjetivo (el comparativo y el superlativo), el pronombre y el verbo (las consideraciones preliminares, el tema de presente, el tema de perfecto, los morfemas verbales y los verbos irregulares).

El tema de presente tiene tres formaciones: temas radicales, temas radicales ampliados y temas sufijados.

En el primer caso, estos temas se definen por añadir a la raíz directamente las desinencias personales, encontrándonos dos subclases: los radicales atemáticos (sin vocal temática) y los radicales temáticos (la raíz tiene vocal temática). El segundo caso se caracteriza por presentar en la raíz un alargamiento, cuyo principal alargamiento es el nasal.

Finalmente, los derivados por sufijación muestran estos sufijos: -(es)so, urio (desiderativo), como en el caso de quaero [buscar, preguntar] / quaeso [pedir, rogar]; -sco (incoativo: proceso que ha empezado, pero que no ha llegado a su fin), por ejemplo lucet [brillar] / lucesco [comenzar a clarear]; -to/so, -ito (conativo / frecuentativo), como en capio [coger] / capto [tratar de coger]; el causativo *-eįo (moneo, doceo), el sufijo de estado *-ē (taceo) y el sufijo *-(į)e / o para la formación de verbos denominativos, es decir, verbos que se forman a partir de nombres (cura > curare).

Pintura de portada: A grotesque scene with animals playing and a dog wrapped in swaddling clothes, Maestro della Fertilità dell’Uovo.

La​ ​culminación​ ​de​ ​un​ ​éxito:​ ​Carlos​ ​García​ ​Gual

Después de muchos estudios de mitología y años de estudio sobre el mundo antiguo, nuestro escritor especialista en lenguas clásicas, Carlos García Gual (Palma de Mallorca, 1943), recibió ayer, el 30 de noviembre de este año, el asiento “J” de la Rae, que estaba vacante desde que murió el dramaturgo Francisco Nieva, el 10 de noviembre del año pasado. Fue elegido en una segunda votación, pues antes había sido doblemente candidato a​ ​ocupar​ ​la​ ​silla​ ​M​ ​junto​ ​con​ ​Rosa​ ​Montero.

La formación de este filólogo es excelente, porque aprendió de los mejores helenistas españoles: Manuel Fernández Galiano, Francisco Rodríguez Adrados y Luis Gil. Gracias a su educación y a su perseverancia pudo acceder a la cátedra de filología griega en la Universidad Complutense de Madrid, especializándose en la antigüedad clásica y literatura, formación que concluyó con la escritura de numerosos artículos y libros acerca de literatura clásica​ ​y​ ​medieval,​ ​filosofía​ ​griega​ ​y​ ​mitología​ ​en​ ​revistas​ ​clásicas.

Cabe​ ​destacar​ ​entre​ ​su​ ​producción​ ​las​ ​siguientes​ ​obras​ ​clásicas:​ ​​Los​​ orígenes de la ​novela, Primeras novelas europeas, ​Epicuro, ​Diccionario de mitos, ​Encuentros heroicos, ​Seis escenas griegas, ​Las Primeras novelas: desde las griegas y las latinas hasta la edad media o ​Prometeo, ​mito y literatura, aunque escribe también como crítico literario de libros en ​El País, ​Revista de Occidente, entre otras.

Asimismo, ha destacado como editor y colaborador de la revista ​Historia National Geographic. Sin embargo, la aportación más importante de este catedrático fue la dirección de dos colecciones de la Editorial Gredos (las obras griegas de la Biblioteca Clásica Gredos y la de clásicos universales, Biblioteca Universal Gredos), además de dos premios -bien merecidos- de traducción: ​Premio de traducción Fray Luis de León (1978) con ​Vida y hazañas de Alejandro de Macedonia de Pseudo Calístenes, y el Premio​​ Nacional ​(2002),​ ​por​ ​el​ ​conjunto​ ​de​ ​su​ ​obra​ ​de​ ​traducción.

Pues bien, las traducciones que ha realizado en nuestros días son la de la ​Odisea de Homero y las ​Vidas de filósofos ilustres de Diógenes Laercio en Alianza Editorial. Las últimas aportaciones que tiene la intención de conseguir dentro de esta institución son el estudio del léxico helénico -resaltando la formación de nuevas palabras, cuyas terminaciones son la de filia y fobia- en el vocabulario científico y médico y en la política, así como en la influencia que ejercerá para que el mundo helénico siga vigente en la actualidad, no en su progresiva desaparición del currículum escolar hoy en día, y sobre todo, en la esperanza que tenemos los de clásicas en que, ya desde su silla, puede modificar la terrible reducción del número de horas dedicadas a las Humanidades en la enseñanza​ ​secundaria,​ ​quien​ ​se​ ​muestra​ ​muy​ ​preocupado​ ​por​ ​cambiar.

Fotografía: Wikicommons

El​ ​amor​ ​más​ ​allá​ ​de​ ​la​ ​vida:​ ​Taj​ ​Mahal

Si alguna vez una historia superó a la muerte y se convirtió en todo un ejemplo de lo que el amor podría construir y resistir a pesar del tiempo y las circunstancias, esta es la hermosa leyenda del Taj Mahal, la cual ha llegado a ser la que mayor fama adquirió gracias a la historia que rodea su creación. Así que pasaremos a contar la romántica historia de este monumento​ ​considerado​ ​como​ ​uno​ ​de​ ​las​ ​Siete​ ​Maravillas​ ​del​ ​Mundo​ ​Moderno.

¿Para​ ​qué​ ​se​ ​construyó​ ​este​ ​monumento?

El Taj Mahal es un mausoleo, es decir, un monumento funerario. Este se encuentra en Agra, una ciudad al norte de la India, y está dedicado a la esposa de Sha Jahan, Mumtaz Mahal, tras su muerte.

Las​ ​obras​ ​de​ ​construcción​ ​empezaron​ ​en​ ​1630,​ ​mismas​ ​que​ ​fueron​ ​realizadas​ ​durante​ ​el Imperio​ ​Mongol​ ​y​ ​cuando​ ​la​ ​ciudad​ ​de​ ​Agra​ ​era​ ​la​ ​capital​ ​oficial​ ​de​ ​este​ ​enorme​ ​imperio.

La​ ​historia​ ​de​ ​amor​ ​del​ ​mausoleo​ ​más​ ​importante​ ​del​ ​mundo

Cuando el emperador tenía quince años y era aún príncipe, paseando por el mercado de Agra vio una hermosa muchacha que estaba probándose un collar de diamantes. En ese preciso momento, se enamoró perdidamente de ella y quiso hacerla su mujer. Sin embargo, los astrólogos de la corte le aconsejaron, por sus cálculos y predicciones al mirar el cielo, que si quería conseguir su propósito tendría que esperar el momento adecuado para lograr un matrimonio feliz y duradero. Así que tuvo que esperar hasta cinco años (1612) con tal de contraer nupcias con aquella mujer, teniendo veinte años y habiéndose casado antes con otra mujer, hecho normal en las leyes musulmanas, ya que toleraban que un hombre pudiera​ ​contraer​ ​matrimonio​ ​con​ ​las​ ​mujeres​ ​que​ ​quisiera​ ​según​ ​su​ ​patrimonio.

Durante toda su vida Shan Jahan tuvo cuatro esposa, no obstante sólo quiso a una: Mumtaz Mahal, quien le acompañó en su ascensión como emperador en 1628. Pero después de dar a luz su decimocuarto hijo, Mumtaz Mahal cayó enferma y murió. Se cuenta que sus últimas palabras fueron para pedirle a su marido estos deseos: que fuera un buen padre, que volviera a casarse, que hiciera una tumba para ella y que fuera a visitarla cada año en el aniversario​ ​de​ ​su​ ​muerte.

A partir de este momento, Sha Jahan entristeció tanto que se encerró en su palacio durante muchos meses, hasta que tomó la firme decisión de cumpir el último deseo, que era que algún día descansaría en una tumba erigida para ella. De ahí nació lo que conocemos como el​ ​mausoleo​ ​del​ ​Taj​ ​Mahal.

Más​ ​allá​ ​de​ ​los​ ​siglos

El emperador, en efecto, necesitó a 20,000 personas que trabajaron en la construcción de este monumento durante unos 22 años. Construido con ladrillo y recubierto de mármol blanco que fue transportado por cientos de elefantes, se decoró con todo tipo de piedras preciosas de todos los lugares del mundo, pese a tratarse de un recinto amurallado al que se​ ​puede​ ​acceder​ ​sólo​ ​por​ ​una​ ​​ ​puerta​ ​y​ ​estar​ ​situado​ ​en​ ​las​ ​orilla​ ​del​ ​río​ ​Yamuna.

Pero, en el año 1657, el emperador se enfermó, disputándose así sus hijos el trono, cuyo vencedor fue Aurangzeb, quien encerró a su padre durante nueve años. En ese tiempo, se cuenta que Shan Jahan lloraba la pérdida de su mujer desde los balcones del palacio, mientras​ ​contemplaba​ ​el​ ​Taj​ ​Mahal.

De este modo transcurrieron los años de nuestro emperador hasta que murió a los 74 años, y​ ​fue​ ​enterrado​ ​en​ ​el​ ​gran​ ​mausoleo​ ​junto​ ​a​ ​su​ ​mujer​ ​para​ ​la​ ​eternidad.

Fotografía: Wikicommons.

La historia de Candaules en la pintura

Muchas veces presumir en exceso de nuestros bienes o de alguna situación favorable puedes salirnos muy caro. Hasta cierto punto, es algo normal en nuestros días mostrarles a los otros nuestra buena fortuna, posesiones, viajes, educación y mucho más. Nos gusta el reconocimiento y ser apreciados por ello. Sin embargo, hay quienes hacen alarde y se exhiben de una manera desproporcionada, con lo cual no hacen más que construir su propia tumba. Este es el caso del Rey Candaules, último rey de Lidia, cuya historia nos la cuenta Heródoto en sus Historias. 

Enamorado profundamente de su esposa, Candaules gustaba de presumir los atributos de su mujer y, sobre todo, de convencer a los demás de ello. Su vanagloria llegó a tanto, que en una ocasión invitó a uno de sus amigos y colaboradores más cercanos, el jefe militar Giges, a contemplar a su esposa desnuda y comprobar de cerca todas sus virtudes. A pesar de la resistencia de Giges, el Rey terminó por convencerlo de entrar en la alcoba y observar el cuerpo perfecto de la reina. Y así fue, hasta que al día siguiente, Giges fue llamado por la reina, quién le contó que se había percatado de su presencia en la alcoba el día anterior, mientras ella estaba desnuda. Ante esto, Giges tuvo dos opciones propuestas por la reina: morir a causa de su falta o asesinar a Candaules en el mismo lugar que se había ocultado.

Desde luego, Giges eligió la última opción.

En recuerdo de este par de voyeuristas, te dejamos la siguiente galería con el motivo de Giges y Candaules. Si te gustó, no olvides compartir la entrada.

Pintura de portada: King Candaules, Jean-Léon Gérôme.

 

Cuando la rabia nos ciega: De la Cólera de Séneca

El texto que están por leer es más bien anecdótico e inspirado en la ficción, antes que formar parte de algún estudio filológico. Y queda así dicho porque tengo un serio problema con la rabia y las consecuencias posteriores al desplante de mi enojo. De temperamento voluble desde que tengo vida, mi carácter es una mierda, literalmente. Entiendo perfectamente que a la gente le moleste muchas veces mi manera de ser tan caótica en algunos aspectos. Tampoco es que me sienta orgulloso de ello: los defectos en muchas ocasiones deben ser reconocidos para trabajar sobre ellos. En este sentido, adolezco de rabia y mantenerla bajo control es algo complicado. Tal como señala Séneca en su tratado sobre la ira, a primeras de percibir la primera chispa, es mejor mantenerme bajo control, máxima que ocupo generalmente cuando siento que puedo perder los estribos:

Lo mejor es desdeñar inmediatamente el primer aguijonazo de la cólera y luchar contra sus mismos gérmenes y poner el empeño en no caer nosotros en la ira. Pues si ha empezado a extraviarnos, difícil es el regreso al equilibrio, dado que nada de razón queda donde ya la pasión se ha infundido y algún derecho le ha sido otorgado por nuestra voluntad; hará del resto cuanto se le antoje, no cuanto le consienta.

Sin embargo, hay ocasiones en las que me dejo cegar y entonces el problema es realmente serio, al menos para mí. ¿Cómo mantener bajo control al caballo desbocado, someter esa energía que da tanto calor? Y no es que sea un tipo violento, pero no puedo negar que la cólera me transforma. Comienzo a ser otro, es una auténtica posesión. Es quizá la mejor hermana de la soberbia. Tal vez tenga en cuenta a Séneca cuando dice:

Ni tampoco debe pensarse que la ira confiere algo a la grandeza de espíritu; no es, en efecto, ella grandeza, sino hinchazón; ni en los cuerpos henchidos en el exceso de humor nocivo su enfermedad es su gordura sino una sobra dañina. A todos los que un extravagante sentimiento los alza por encima de los derechos humanos se creen aspirar a algo excelso y sublime: mas nada firme hay bajo sus pies, sino que son proclives al desplome las cosas que sin cimientos crecieron.

No obstante, cuando el enojo es contra alguien, la cosa puede ponerse seria, más si esa persona es igual de rabiosa que yo. Pienso entonces que cualquier falta de los otros o alguna acción que creo injusta tal vez no sea para tanto. A fin de cuentas, tanto me equivoco yo como ellos. ¿A qué puede llevarme un arranque de ira contra los demás? La pregunta es mejor no averiguarla. Prefiero pensar en aquello que dijo el filósofo estoico de la corte de Nerón:

Si deseamos ser jueces equitativos en todos los asuntos, de esto lo primero persuadámonos, que nadie de nosotros está sin culpa; de aquí, efectivamente, la mayor indignación: “Nada he hecho mal” y “Nada he cometido” ¡Ciertamente, nada confiesas! Nos indignamos cuando castigados con alguna reconvención o reprimenda, siendo así que en ese mismo instante erramos, por cuanto agregamos a nuestros entuertos la arrogancia y la contumacia.

Así pues, de vez en cuando me doy una vuelta por la sabiduría de este magnífico autor romano, para averiguar un poco más sobre la manera de domar esa bestezuela que tanto daño hace cuando se sale de la jaula a destrozar. ¿No es acaso la cólera una de las peores consejeras?

Pintura: Vesuvius erupting at night, William Marlow

La sabiduría de Goethe condensada en 20 pensamientos que te harán regresar a sus libros

El genio de Goethe ha trascendido los siglos, más allá de sus novelas y de su lengua. Y es que en algún momento de nuestro vida hemos leído alguna cita o pensamiento de su brillante cabeza. No está de más recordar que es autor de más de 20 obras literarias, además de algunas geniales notas de experimentos sobre la luz. ¿Acaso no recuerdas las cuitas de ese joven artista llamado Werther? ¿O no te vienen a la memoria esos instantes en los que se le revela la condición humana a un Fausto pleno de soberbia? No te detengas entonces y échale un vistazo a estos 20 pensamientos de Johann Wolfgang von Goethe.

1.- Afortunadamente, el hombre sólo puede comprender un cierto grado de desgracia; más allá de este grado, la desgracia le aniquila o le deja indiferente.

2.- Apenas se entra en sociedad se quita la llave del corazón, escondiéndola en el bolsillo; los que dejan la llave puesta son cortos de entendimiento.

3.- Aquellos que ven en cada desilusión un estímulo para mayores conquistas, ésos poseen el recto punto de vista para con la vida.

4.- Ciertos libros parecen haber sido escritos no para aprender de ellos si no para que se reconozca lo que sabía su autor.

5.- Con los negocios sucede lo mismo que con el baile: hácese indispensable que las personas bailen al compás.

6.- Cuando he estado trabajando todo el día, un buen atardecer nos sale al encuentro.

7.- Cuanto más desquiciada está la vida de la mente, más abandonada a sí misma queda la máquina de la materia.

8.- El amor es una cosa ideal; el matrimonio, una cosa real; la confusión de lo real con lo ideal jamás queda impune.

9.- El hombre más feliz del mundo es aquel que sepa reconocer los méritos de los demás y pueda alegrarse del bien ajeno como si fuera propio.

10.- El que con perspicacia reconoce la limitación de sus facultades, está muy cerca de llegar a la perfección.

11.- El verdadero hombre ama como a un verdadero hombre le corresponde. Dedica la mayor parte de su tiempo al trabajo, y al amor el tiempo que le sobra.

12.- Es gran virtud del hombre sereno oír todo lo que censuran contra él, para corregir lo que sea verdad y no alterarse por lo que sea mentira.

13.- Ésta es la última conclusión de la sabiduría: la libertad y la vida se merecen si se las conquista todos los días.

14.- La mayor riqueza del hombre consiste en tener un ánimo suficientemente grande para no desear la riqueza.

15.- La originalidad no consiste en decir cosas nuevas, sino en decirlas como si no hubiesen sido dichas por otro.

16.- Las grandes pasiones son enfermedades incurables. Lo que podría curarlas las haría verdaderamente peligrosas.

17.- Los sabios y los tontos son igualmente inofensivos; los que más son de temer son los sabios a medias y los medio tontos.

18.- No es hacer lo que nos gusta, sino que nos guste lo que hacemos, lo que convierte la vida en una bendición.

19.- Quien al vulgo le exige deberes sin avenirse a concederle derechos, lo habrá de pagar caro.

20.- Si los hombres, una vez que han hallado la verdad, no volviesen a retorcerla, me daría por satisfecho.

Pintura: Goethe in the roman campagna, Johann Heinrich Wilhelm Tischbein.

Los procedimientos de repetición y sustitución textual en español (segunda parte)

En nuestra primera parte, ya analizamos y revisamos el concepto de repetición textual en el español. Ahora es turno del procedimiento de sustitución textual, el cual puede considerarse un tipo de repetición, pero a partir del uso de pro-formas muy generales que refieren un elemento o varios que ya aparecían en el texto. Desde luego hablamos de los pronombres y de otro tipo de elementos como las pro-formas léxicas y los pro-adverbios.

Comencemos por los pro-adverbios, los cuales pueden sustituir a partes del texto que poseen función adverbial (generalmente se trata de complementos circunstanciales sustituidos por adverbios de modo o lugar).  Ejemplos de esto serían los siguientes:

Vivía en la parte más alejada del puebloAllá miraba la vida pasar lentamente.

Comía con una gula espectacularAsí era siempre.

En el primer ejemplo, es posible observar como el complemento circunstancial de lugar en la parte más alejada del pueblo” es sustituido por el adverbio “allá”; mientras que en el segundo, “con una gula espectacular”  es sustituido por el adverbio “así”.  

En el caso de los pronombres, la situación es muy similar. Sabemos de antemano que la función del pronombre no sólo es sintáctica, sino también la de sustituto de elementos ya aparecidos en el texto. En este caso, el pronombre hace referencia a un elemento que ya ha aparecido o aparece un poco más adelante (anáfora y catáfora, respectivamente). Dentro de los pronombres que cumplen este tipo de sustituciones están los pronombre personales de tercera persona, los reflexivos, recíprocos, los relativos, indefinidos, posesivos y demostrativos. Podemos identificarlos en los siguiente ejemplos:

Ángel termino de comer el pastel. Él tenia mucha hambre.

Tenías muchos libros, los cuales había heredado de su abuelo.

Alejandro dejó las llaves sobre el escritorio. Su memoria fallaba.

Los policías salieron del lugar. Se subieron a su patrulla tras inspeccionar la zona.

El libro azul es de matemáticas. Este tiene un costo de 23 dólares.

Ella tenía una carta para su hermano. Luisa ignoraba que su hermano ya no estaba en el país.

En el primer ejemplo, se sustituye “Ángel” por el pronombre personal “Él”; en el segundo, libros” por el relativo plural “los cuales”; en el tercero, Alejandro” aparece como antecedente del posesivo “su”; en el cuarto, los policías” por el reflexivo “se”; en el quinto, “el libro azul” por el demostrativo “este”; y finalmente, “Ella” sustituye a Luisa”, aunque en este caso la referencia del pronombre aparezca después de este.

Finalmente quedan las pro-formas léxicas, las cuales responden generalmente a palabras con un valor muy general, como cosa, hecho o persona. También se encuentra la sustitución de diferentes verbos que implican acción por el verbo hacer

La ropa, los libros y los zapatos no caben en la maleta. Tenemos que ver como trasladar esas cosas de manera fácil.

Hubo un apagón la semana pasada. El hecho sucedió tras la lluvia.

Joaquín lava los trastes; Román también hace lo mismo, pero sólo cuando quiere.

En el primer ejemplo, “la ropa, los libros y los zapatos” se sustituye por “cosas”; en el segundo, “el apagón” se sustituye por “el hecho”; finalmente, el verbo “lava” se sustituye por “hace”  

Pintura: La tejedora, Diego Rivera.

Fuentes consultadas:  Manuel Casado Velarde, Introducción a la Gramática del texto, Arco Libros, Madrid, 2011.

Biografías Poéticas: Jaime Siles

La primera vez que escuché la poesía de Jaime Siles fue en su tierra natal, en voz de una compatriota suya que tuvo la camaradería de contarme un poco de la historia de este escritor y erudito valenciano. Nacido en 1951, Jaimes Siles es un fiel representante de eso que llamamos “tradición clásica”, tanto por su formación en letras (doctorado por la Universidad de Salamanca en Filología Clásica), como por su dedicación a la poesía en sus formas más tradicionales. Autor de 19 poemarios, entre los que se encuentra el célebre Semáforos, semáforos (1990) y Desnudos y acuarelas (2009), Siles destaca no sólo como vate talentoso, sino también como estudioso de otros poetas españoles, especialmente de la Generación del 27. En fin, esperamos que disfruten una de sus obras más célebres y que se animen a leer más de este magnífico autor.

Semáforos, Semáforos

La falda, los zapatos,
la blusa, la melena.
El cuello, con sus rizos.
El seno, con su almena

El neón de los cines
en su piel, en sus piernas.
Y, en los leves tobillos,
una luz violeta.

El cláxon de los coches
se desangra por ella.
Anuncios luminosos
ven fundirse sus letras.

Cuánta coma de rimmel
bajo sus cejas negras
taquigrafía el aire
y el aire es una idea.

El cromo de las motos
gira a cámara lenta.
Destellos, dioramas,
tacones, manos, medias.

Un solo parpadeo
Y todo se acelera.
El carmín es un punto
y es un ruido de seda.

La falda, los zapatos,
la blusa, la melena
Se han ido con la luz
verde que se la lleva.

En un paso de cebra
La vi y dije: ¡ella!
Y todos los motores
me clavaron su espuela.

El semáforo dijo
hola y adiós. Y era
muy pronto para todo,
muy tarde para verla.

El ámbar me mordía
los ojos y las venas
y la calle tenía
resplandor de pantera.

En qué esquina de yodo
su mirada bucea.
En qué metro de níquel
o burbuja de menta.

Ningún libro me dice
ni quién es ni quién era.
Ni su nombre ni el mío
intercambian fonemas.

Lloran los diccionarios,
lloran las azoteas
y dicto mis mensajes
en una lengua muerta.

He llegado hasta junio
y estoy en las afueras.
La costura del cielo
tiene blondas de niebla.

Las boquitas pintadas
dejan polvo de estrellas
en el borde de un vaso
boreal de ginebra.

Escrito en cuneiforme
el perfil de sus ruedas
los taxis amarillos
tatúan la alameda.

La noche me maquilla
con su breve tormenta
de bares y de hoteles
sonámbulos que tiemblan.

Otoño de terrazas
vacías y de mesas,
de toldos recogidos
y sillas genuflexas.

Los lápices de labios
con la aurora despiertan.
Los espejos los miran
dibujar sus dos letras.

En un paso de cebra
la vi y dije: ¡ella!
y todos los motores
me clavaron su espuela.

Ésta es la misma calle.
Ésta es la misma acera.
Y la hora, la misma.
Sólo ella no es ella.

La falda, los zapatos,
la blusa, la melena.
El cuello, con sus rizos.
El seno, con su almena.

¿Y la coma de rimmel
bajo sus cejas negras?
El aire me grafía
Aún su silueta.

Esculpida en el ámbar
de algún paso de cebra
fosforesce su piel,
fosforescen sus medias.

Pintura: Jorge Luis Santisteban

 

50 pensamientos de Confucio

El mayor de los pensadores de la Antigua China, Confucio (551 a. C. – 479 a. C.), que fue tanto maestro como funcionario del pequeño estado de Lu durante la época de fragmentación del poder bajo la dinastía Zhou, nos enseñó los fundamentos imprescindibles para la enseñanza de la vida.

Te dejamos 50 pensamientos de este autor por tal de aplicarlas en tu cotidianidad.

1. No importa lo lento que vayas mientras no te detengas.

2. Elige un trabajo que ames, y no tendrás que trabajar un día en tu vida.

3. El hombre que mueve montañas comienza cargando pequeñas piedras.

4. Nuestra mayor gloria no está en no caer nunca, sino en levantarnos cada vez que caemos.

5. Respétate a ti mismo y otros te respetarán

6. Si cometes un error y no lo corriges, a eso se le llama error.

7. El éxito depende de la preparación previa, y sin esa preparación es seguro que será un fracaso.

8. La humildad es la base sólida de todas las virtudes.

9. El verdadero conocimiento es conocer la extensión de la propia ignorancia.

10. El que aprende pero no piensa, está perdido. El que piensa pero no aprende está en gran peligro.

11. Estudia el pasado si quieres adivinar el futuro.

12. El hombre superior actúa antes de hablar, y después habla de acuerdo a sus acciones.

13. Si camino con dos hombres, cada uno de ellos serán mis maestros. Elegiré los buenos puntos de uno y los imitará, y los malos del otro y los corregiré en mi mismo.

14. No impongas a los demás lo que tú mismo no deseas.

15. Cuanto más medita el hombre en buenos pensamientos, mejor será su mundo y el mundo en general.

16. Lo que no quieres que te hagan a ti, no lo hagas a los demás.

17. Antes de embarcar en un viaje de venganza, cava dos tumbas.

18. Ver lo correcto y no hacerlo es falta de coraje o de principios.

19. Por tres métodos tenemos que aprender la sabiduría: primero por la reflexión, la más noble; segundo, por la imaginación, la más sencilla; y tercero por la experiencia, la más amarga.

20. El silencio es un verdadero amigo que nunca traiciona.

21. Sólo cuando el príncipe sea el primero en practicar las virtudes podrá exigir a lo demás que sean virtuosos. Si el príncipe no posee ni practica las virtudes no podrá exigir que sus siervos las practiquen.

22. Desde el hombre más noble al más humilde, todos tienen el deber de mejorar y corregir su propio ser.

23. El respeto por los demás es la base de una buena vida, de una buena sociedad.

24. Olvida las lesiones, nunca olvides las bondades.

25. Si ya sabes lo que tienes que hacer y no lo haces entonces estás peor que antes.

26. Los defectos de un hombre se adecuan siempre a su tipo de mente. Observa sus defectos y  conocerás sus virtudes.

27. El caballero se culpa a sí mismo, mientras que el hombre ordinario culpa a los demás.

28. Aquel que realmente ha establecido su mente en la virtud no cometerán ningún acto perverso.

29. Un hombre sin virtud no puede morar mucho tiempo en la adversidad, ni tampoco en la felicidad; pero el hombre virtuoso descansa en la virtud, y el hombre sabio la ambiciona.

30. Exígete mucho a ti mismo y espera poco de los demás. Así te ahorrarás disgustos.

31. No te quejes de la nieve en el techo del vecino, cuando también cubre el tejado de tu casa.

32. Los vicios vienen como los pasajeros, nos visitan como huéspedes y se quedan como amos.

33. El que no economice tendrá que agonizar.

34. Aprende a vivir y sabrás morir bien.

35. Es justamente un signo de educación que cuando te encuentras con algo que no conoces tratas de comprender aprendiendo sobre él.

36. Quien pretenda una felicidad y sabiduría constantes deberá acomodarse a frecuentes
cambios.

37. No hay error en admitir que tú solo no puedes mejorar tu condición en el mundo; para crecer, necesitas aliados con los que crecer juntos.

38. Los defectos y faltas de los hombres dan a conocer su verdadera valía. Si examinamos con atención las faltas de un hombre, llegaremos a conocer si su bondad es sincera o ¡ fingida.

39. Si no estamos en paz con nosotros mismos, no podemos guiar a otros en la búsqueda de la paz.

40. Aquel que gobierna por medio de su excelencia moral puede compararse a la estrella polar, que permanece en su sitio en tanto todas las demás estrellas se inclinan ante ella.

41. Aprender sin reflexionar, es malgastar la energía.

42. Quien volviendo a hacer el camino viejo aprende el nuevo, puede considerarse un maestro.

43. Quien se controla a sí mismo y por el bien, no tendrá dificultad alguna para gobernar con eficacia. Al que no sabe gobernarse a sí mismo, le resultará imposible ordenar la conducta de los demás hombres.

44. Aprende como si nunca fueras a dominarlo. Sóstenlo como si tuvieras miedo de perderlo.

45. Ataca a la maldad que hay dentro de ti mismo, en vez de atacar la maldad que hay en los demás.

46. En los tiempos antiguos las personas estudiaban para mejorarse a sí mismos. Ahora, las personas estudian para impresionar a los demás.

47. El hombre superior hace que las dificultades que vayan a ser superadas sean su primer interés, el éxito viene después.

48. El maestro es cordial pero severo, imponente pero no feroz y respetuoso, pero a gusto.

49. Cuando veas a un hombre bueno, trata de imitarle. Cuando veas a un hombre malo,
examínate a ti mismo.

50. No importa cuán ocupado estés, debes sacar tiempo para leer, o rendirte ante la ignorancia.